Durante la Sesión Especial del martes, desde uno de los bloques del Concejo Deliberante plantearon “ampliar” lo que desde el Departamento Ejecutivo Municipal había sido confirmado, respecto de que, en la próxima factura de Servicoop, los vecinos abonarán el 50 por ciento de tres ítems relacionados al consumo de agua potable; el 52, que es el costo fijo de agua, el 372, del transporte de agua potable, y el 60, de cloacas.
En este sentido, la edil Claudia Bard pidió la palabra para justificar el acompañamiento positivo por parte del bloque del Frente para la Victoria, aunque propuso que los vecinos directamente no deban abonar aquellos ítems que se desprenden del uso del suministro.
“Esperamos, en ese sentido, que la gente, además de este beneficio, vea mermada su boleta por el consumo de agua, ya que, evidentemente, todos consumimos menos agua porque hay gente que, directamente, de la canilla no le sale absolutamente nada, sino que, por el contrario, ha tenido que trasladarse a los centros de provisión de agua y demás, y esperamos que, finalmente, eso se vea reflejado en la boleta de los usuarios de Servicoop respecto del consumo”, planteó la edil, agregando que “entendemos que sería una medida para rever más adelante, y tratar de ver la posibilidad de bonificar el cien por cien a la gente”.

Eximición de pago

Al respecto, Bard sostuvo que “quisiera hacer referencia a un par de cuestiones, y si bien festejamos la medida que propuso el Intendente y que el bloque Chubut Somos Todos plasmó en el proyecto de Ordenanza que declara la Emergencia Hídrica, que tiene que ver con la bonificación del 50 por ciento de los costos fijos de agua, distribución de la misma y cloacas, entendemos que sería una medida para rever más adelante, y tratar de ver la posibilidad de bonificar el cien por cien a la gente” y fundamentó dicha postura en que “el agua no se distribuyó como debía ser”.
Sobre esta línea, expresó que “esperamos, en ese sentido, que la gente, además de este beneficio, vea mermada su boleta por el consumo de agua, ya que, evidentemente, todos consumimos menos agua porque hay gente que, directamente, de la canilla no le sale absolutamente nada, sino que, por el contrario, ha tenido que trasladarse a los centros de provisión de agua y demás, y esperamos que, finalmente, eso se vea reflejado en la boleta de los usuarios de Servicoop respecto del consumo”.

Contra el aumento del precio del agua

Por otra parte, “también, entendemos que la Ordenanza ayudará a dos o tres tipos de cuestiones, como lo son el abastecimiento de agua en general, y muchas veces, el comercio que se hace de estas situaciones” y describió que “sabemos que muchos supermercados y cadenas grandes disponen de agua, de la que van a seguir disponiendo a través de cómo se proveen de agua mineral, de manera común y corriente; los camiones siguen llegando con la mercadería de la que se abastecen, y esto va a ayudar a que los supermercados no puedan guardarla, retenerla y después sacarla al consumo a precios exorbitantes; ni hablar de los vecinos que, según vimos de manera lamentable en las redes sociales, han tratado de comercializar el agua; esperamos que, en ese sentido, el Municipio pueda controlar esa situación”.

Piden usar los tanques de escuelas

A su vez, remarcó el hecho de “poder utilizar los tanques de agua de las escuelas provinciales, que sabemos que hasta hoy no se han podido utilizar; por un lado, no se han dictado clases y, por el otro, tampoco se pudo disponer de ese recurso para abastecer a los vecinos, por lo que aguardamos que esto se pueda dar y que este tipo de cuestiones pueda ayudar a solucionar el conflicto, o por lo menos, hacer de paliativo en el mismo”.
En este orden, aclaró que “en el proyecto que presentó el bloque Chubut Somos Todos, nosotros (en relación al bloque compuesto por los ediles Andrea Moyano y Mario Méndez) únicamente le ingresamos una modificación, que tiene que ver con la rendición que da el Poder Ejecutivo, después de la reasignación de partidas, que sean necesarias para tomar las medidas para enfrentar la crisis y, una vez terminado esto, que pueda hacer una rendición, no solo de las partidas que se readecuaron, sino del gasto total que le implicó al Municipio afrontar esta situación, ya que entendemos que no tiene que salir, únicamente, del presupuesto municipal, sino que hay comprometidas otras entidades como Servicoop, que tiene un fondo de contingencias y demás; el Estado Provincial y el Nacional también, y esperamos que el Municipio pueda, después, recuperar esos ingresos de los que ahora haga erogaciones, ya que una vez determinado esto, queremos saber cuál es el monto total que el Municipio utiliza para hacer frente a la crisis”.

Restricciones al uso

Con la aprobación unánime de la Emergencia Hídrica, que regirá por un plazo de 30 días desde el pasado martes 18 de abril, recordaron que se mantiene vigente la Ordenanza 6.338, promulgada el 18 de diciembre de 2006 y que establece una serie de prohibiciones en la utilización del recurso hídrico, “a los efectos de asegurar el abastecimiento de agua para la ciudad, dado el incremento y mal uso del recurso”, según describe el documento.
Dicha normativa prohíbe “el desagote de piletas de natación a la vía pública, debiendo reutilizarse éste agua para riego de parques y jardines” y establece un agregado a otra Ordenanza, que es la 4.372, donde se indica que “los propietarios de hoteles, complejos turísticos y alquileres temporarios deberán informar a sus clientes de la normativa vigente” y que “Servicoop y la Municipalidad determinarán en forma conjunta, el operativo de control de la presente Ordenanza”.
Por su parte, la Ordenanza 4.372 prohíbe expresamente “el derroche de agua potable”, entendiendo esto último como su uso excesivo, referido al necesario, “o su uso no conforme al tipo de conexión correspondiente prestada por Servicoop, ya sea ésta de tipo domiciliaria, comercial, industrial”.
A su vez, expresa que “las tareas de riego para humectación de calles son exclusivamente a cargo de la Municipalidad”.

A cuánto ascienden las multas

La misma normativa, que data de 2006, menciona que el incumplimiento de lo establecido en sus artículos sobre el uso indebido del agua, podría acarrear severas sanciones monetarias.
Concretamente, la primera infracción implicará el pago de 150 “Módulos B”, cuyo valor individual fijado por la última Tarifaria es de 8,58 pesos; es decir que el monto punitorio sería, en estos casos, de 1.287 pesos.
En el caso de una segunda infracción, la cifra se incrementa tres veces, totalizando unos 450 Módulos B, es decir, 3.861 pesos, y a partir de la tercera infracción, quien infrinja dicha legislación local deberá abonar el equivalente a 650 Módulos B, es decir, 5.577 pesos.
Las multas que surjan de la aplicación de dicha Ordenanza “podrán ser incluidas en la liquidación de la factura mensual del impuesto inmobiliario”, reza el texto del documento.
Sin embargo, dichos valores podrían incrementarse, habida cuenta de que los incrementos establecidos para los Módulos IB, A y B, ya que desde mayo, cuando todavía aún regirá la Emergencia Hídrica, hasta agosto, los valores de cada uno serán de 64,8 pesos, 4,86 pesos y 10,29 pesos, respectivamente; ello, según lo dispuesto por el Concejo Deliberante tras la aprobación de la Tarifaria 2017, a fines del año pasado.