La falta de agua pone al límite el humor social y en los lugares donde se ubican tanques de aprovisionamiento se registraron altercados entre vecinos y por ese motivo se destinó personal policial para que custodie esos predios. Desde la Unidad Regional Puerto Madryn remarcaron que ninguna de las disputas y discusiones entre vecinos culminó con detenciones o intervención policial.
Los procedimientos de “acompañamiento” a los camiones que abastecen de agua a vecinos de distintos puntos de la ciudad, son custodiados por patrulleros o personal policial de a pie, con el objetivo de evitar situaciones que pudieran alterar el orden público, ya atravesado por la molestia de muchos ciudadanos que permanecen sin agua potable en sus hogares desde hace varios días y, en los casos más extremos, desde hace más de una semana.
Desde la jefatura policial local, de la cual dependen las cuatro comisarías de la ciudad, afirmaron que “se ha buscado una estrategia de acompañamiento para estos camiones”, pero como medida preventiva, y citaron el ejemplo de la Seccional Cuarta, ubicada en las inmediaciones del barrio Presidente Perón, al oeste de la ciudad, en cuyas inmediaciones permanece uno de los camiones del Municipio y donde “no se han registrado mayores inconvenientes”.
La situación de la falta de agua provocó sendas discusiones entre vecinos de distintos sectores de la ciudad, aunque si bien dichas situaciones no llegaron a constituirse como auténticos hechos que motivaran la intervención de la fuerza pública, desde la Policía resolvieron anticiparse a dicho escenario y ahora permanecen en varios de los puntos de distribución del suministro, en muchos de los cuales pueden observarse largas filas de personas, con recipientes en mano, aguardando para poder obtener algunos litros del vital elemento.

Patrulleros y personal de a pie

Al respecto, el comisario mayor Ricardo Cerda, titular de la Unidad Regional, se refirió a una serie de incidentes ocurridos en los últimos días y contó que “tenemos conocimiento que, en un principio, hubo en determinados sectores algún malestar y determinados episodios que significan algún reproche”, aunque aclaró que dichos cruces “no han motivado la intervención policial, en cuanto a que haya personas privadas de la libertad como consecuencia de ello”.
Sin embargo, “no obstante, como medida preventiva, se está acompañando y trabajando en conjunto con gente del Municipio, quienes están concurriendo con camiones a determinados sectores, así que se ha buscado una estrategia de acompañamiento para estos camiones”.
En algunos de los casos “dicha presencia es con vehículos policiales” y, en otros, “con personal policial convencional de a pie, y para algunos casos en particular, se buscan lugares que sean seguros como para que la gente pueda concurrir allí y retirar este elemento tan vital, sin ningún inconveniente”.
En el caso de la Comisaría Cuarta, por ejemplo, “hay un camión ubicado en las proximidades de dicha dependencia, por lo que no se han generado mayores conflictos al respecto”, explicó Cerda.

Las comisarías, abastecidas

Un mes atrás, un grupo de presos de la Seccional Tercera de Puerto Madryn elevó una nota y posterior pedido de Habeas Corpus, sobre el cual el juez Horacio Yangüela hizo lugar, en el que solicitaban ser trasladados a otras dependencias debido a un desborde cloacal que ponía en riesgo las condiciones sanitarias de los reclusos. Ello fue concretado tras una audiencia, y en este contexto, se consultó al jefe de la Unidad Regional por la situación de los edificios policiales, en virtud de la falta de agua y el lento abastecimiento en distintos sectores de la ciudad.
En cuanto a la provisión del recurso en comisarías y establecimientos policiales en general, el Comisario Mayor sostuvo que “obviamente, con el aporte que hace el Municipio, a través de camiones, y Bomberos ha estado el martes, a últimas horas, repartiendo agua en algunas de las comisarías, y con la colaboración de ellos se mantiene el servicio en las comisarías, particularmente porque hay personas privadas de la libertad”.