TRELEW – El hecho tuvo lugar cerca de la medianoche del martes, al sur del radio céntrico de la ciudad, y la víctima fue Alfredo Flammia, propietario de la pizzería “Roselli”, a quien, a punta de pistola y a los golpes con la culata de un revolver, le robaron la recaudación del negocio, unos ahorros en dólares y una pistola 9 milímetros. “Si la hubiera alcanzado a agarrar, los mato, por Dios que los mato”, aseguró el comerciante, angustiado, en declaraciones radiales, momentos después del atraco.