El concejal y comerciante Mario Méndez se refirió al proyecto impulsado por la edil Mariela Williams, que busca regular la venta de productos a través de grupos de compraventa en redes sociales, algo que, según analizaron desde distintos bloques, “genera una competencia desleal con los comerciantes de la ciudad, que pagan sus impuestos y deben afrontar un montón de gastos para poder subsistir”.
La iniciativa había sido planteada el año pasado, en un contexto en el que cientos de comercios cerraron sus puertas a lo largo y ancho de la ciudad, ante el difícil panorama económico y de incremento de tarifas, algo que incluso ha provocado que muchos de los propietarios o inquilinos de locales comerciales, hayan resuelto trasladarse fuera del radio céntrico, donde los costos actuales resultan demasiado altos.
En dicho ámbito, el edil Mario Méndez (FPV) planteó que la propuesta debería ser analizada entre todos los bloques para poder encontrar un marco regulatorio, que evite que los comerciantes de la ciudad se vean perjudicados por quienes venden, en muchas ocasiones, los mismos productos, a precios más bajos, atentos a que no deben afrontar los gastos de mantenimientos regulares de un negocio, como por ejemplo el sueldo de uno o más empleados, el pago del alquiler y la tarifa eléctrica y de servicios, entre otros.
“Lo cierto es que, como comerciante, hay que tener en cuenta que se afronta un gasto fijo muy elevado”, planteó el concejal.

Gastos fijos elevados

Al respecto, Méndez sostuvo que “realmente, considero que esto perjudica mucho al comercio, y respecto a la posibilidad de regular este tipo de venta, sería bueno regularla; entiendo que, en la actualidad, la empresa más importante del país en ese sentido es MercadoLibre, la que mayor recaudación tiene, y encima de todo, la situación para el comercio es crítica, en parte por distintas medidas económicas que se han tomado desde el Gobierno Nacional”.
Sobre esta línea, “tanto el comerciante como así también, el industrial, se han visto seriamente perjudicados”, manifestó, agregando que “muchas de las personas que compran a través de Internet porque encuentran otros precios, opinan que ‘al comerciante se le va la mano’ y demás, pero lo cierto es que, como comerciante, hay que tener en cuenta que se afronta un gasto fijo muy elevado, ya sea por el alquiler, o bien por los sueldos, las cargas sociales y todos los impuestos que se pagan”.

“Cerraron más de 160 negocios”

En este sentido, planteó que “actualmente, mantener todo eso es muy difícil, y más aún en una situación como la que estamos atravesando, donde sinceramente hemos tenido grandísimos aumentos de servicios, tarifas, en lo impositivo” y opinó que “es razonable que el comerciante no esté de acuerdo con esto y se queje permanentemente; hay que tener en cuenta, también, que en Puerto Madryn, desde principios de 2016 a la fecha, hay una estadística que dice que se han cerrado alrededor de 160 comercios, lo cual implica gente desocupada; ello, teniendo en cuenta que un comercio, como mínimo, un empleado tiene, y todo esto termina perjudicando mucho la situación”.
Además, remarcó que “creo que tendríamos que tratar de hacer algo, entre todos los concejales, para regular este tipo de ventas a través de las redes sociales; mi idea es que analicemos la iniciativa de manera conjunta, todos los concejales, para ver si se puede hacer algo para beneficiar al comercio local”.