En la industria del turismo de cruceros, un puerto en forma aislada no puede incrementar o sumar rutas, sino que debe formar parte de una estrategia regional que le permita, en un circuito determinado, ofrecer sus propias potencialidades. Así lo han entendido los tres principales puertos argentinos de cruceros: Buenos Aires, Puerto Madryn y Ushuaia. Ante los desafíos que plantea el competitivo mercado internacional se avanza en una planificación estratégica conjunta del Cono Sur, junto a países vecinos.
Y en esa línea de trabajo se encuentra la Administración Portuaria de Puerto Madryn que conduce actualmente el interventor, Ing. Osvaldo Sala, en la búsqueda de sumar buques y la llegada de más pasajeros que consuman la oferta turística de la ciudad y la zona.
El director Comercial de la APPM, Héctor Ricciardolo, afirmó que “no hay una relación de competencia entre los tres principales puertos de cruceros de Argentina, sino que se tiene una mirada más amplia, al punto que el año 2018 iríamos a la Seatreade como bloque regional con Chile, Uruguay y Brasil. Los cuatros países juntos trabajando para sumar cruceros al Cono Sur; este es un paso significativo”, subrayó.
La ‘Seatrade Cruise Global’ es una de las ferias más importantes de la industria de cruceros, que se desarrolla, cada año, en el Broward County Convention Center de Fort Lauderdale de Miami. Allí confluyen compradores, proveedores, expositores y representantes de puertos de todo el mundo.
“Cuando se ofrecen destinos dentro del mercado que consume cruceros, no se plantean como unidades separadas, sino como circuitos turísticos”, explicó Ricciardolo al sostener que “Madryn no puede actuar solo; formamos parte de una ruta de cruceros que tiene como cabeceras Buenos Aires y Valparaiso, por eso se debe tener una mirada regional”, dijo.
En este marco, “las Cancillerías están fijando los términos para un trabajo conjunto en la próxima Seatreade. Para entender esto, hay que tener en cuenta que a nivel mundial representamos sólo en 3% del movimiento de cruceros en el Cono sur. El otro 97% se divide entre el Caribe, el Mediterráneo, y una creciente participación de Asia”, destalló sobre la incidencia regional en el mercado global.

Codo a codo

En esta línea, el Director Comercial de la APPM, sostuvo que “ni bien asumieron las nuevas autoridades nacionales y provinciales en 2015 se empezó a trabajar en forma conjunta para sumar más cruceros, porque con relación a 2011, el país había perdido en cantidad de movimiento de barcos. En el 2016 fuimos a la Seatreade en Miami sin que la Argentina tuviera un stand, y debimos entablar contactos desde el stand uruguayo que nos ofrecieron el espacio. Este año ya fue diferente, el país tuvo dos stands, uno del Inprotur y otro del puerto de Buenos Aires porque fueron quienes lo reservaron con anticipación y se trabaja mancomunadamente Buenos Aires, Puerto Madryn, Ushuaia”, resaltó sobre el nivel de cooperación.

Estructura de costos

Para que arriben más barcos con más turistas no es una cuestión solo de promoción, sino que otro factor clave es la estructura de costos que tiene cada país, y las tarifas de un puerto pueden terminar afectando a otros. “Los grandes cruceros tiene un problema de costos con Hidrovía; el puerto de Buenos Aires está haciendo mucha presión para que se tome algún tipo de medidas. La Hidrovía es una concesión de los 90’ que termina recién en 2021. En aquella época los cruceros eran chicos y ahora son muy grandes, con mucho puntal, que se utiliza en el coeficiente para cobrar el paso por la hidrovía, y eso hace que se encarezca mucho la operatoria de cruceros que forman el circuito que integra Madryn”, clarificó.
Las compañías navieras reconocen que si fueran más competitivos los costos de la Hidrovía, “se podría mover mayor cantidad de pasajeros porque se sumarían tramos más cortos, que hoy no serían rentables con los costos actuales. Ese problema no lo tenemos en Madryn ni Ushuaia, pero lo que pasa en la Hidrovía también nos afecta indirectamente”, señaló Ricciardolo.

Menos buques, más pasajeros

Por otro lado, al repasarse la estadística de ingreso de cruceros a Puerto Madryn desde 2003 a 2017 se observa claramente una tendencia que muestra que a lo largo de los años se ha incrementado el número de pasajeros, pero bajado la cantidad de buques, y esto obedece a que cada vez los barcos son más grandes, y por estrategias comerciales vienen con su capacidad casi completa.
“En la temporada 2005/2006 tuvimos un pico de cantidad de cruceros con 41 ingresos que trajeron 33.500 pasajeros, mientras que en esta temporada 2016/2017 con 27 buques ingresados, trajeron 43.800 pasajeros”, precisó Ricciardolo. “Hay buques más grandes, entran menos veces, pero transportan mayor cantidad de pasaje”, explicó.
Puerto Madryn registró su máximo récord en cantidad de personas arribadas en la temporada 2015/2016 cuanto totalizaron 82.984 cruceristas; 56.208 de los cuales eran pasajeros, y 26776 tripulantes. Y en esa oportunidad los buques que recalaron fueron 37.
“A lo largo de los años ha habido altibajos, y responde a muchos factores que no dependen de nosotros. La economía mundial tiene mucha incidencia dentro del mercado que consume cruceros. La crisis europea hizo que menos gente viajara, pero después empezó a repuntar”, describió sobre las variaciones interanuales.

Proyección 2017/2018

Ricciardolo destacó que para las temporadas venideras la tendencia es estar por sobre los 40 mil pasajeros. “En la que terminó hubo 27 cruceros, y para la próxima ya tenemos anunciados 31 buques, que están confirmados, con aproximadamente 45 mil pasajeros y 22 mil tripulantes”, indicó lo que anticipa un buen caudal de visitantes para la ciudad.

Infraestructura acorde

Las principales líneas de cruceros continúan renovando flota por buques de mayor eslora y capacidad de pasaje, lo que obliga, consecuentemente, a tomar previsiones en materia de infraestructura portuaria. “La Provincia junto con el gobierno nacional vienen trabajando para que se puedan operan con buques de más de 300 metros de eslora. Y en ese marco se inscribe la ampliación del muelle Piedra Buena”, concluyó.