Ayer, pasadas las 14 horas se llevó adelante la segunda Sesión Especial del 2017 del Concejo Deliberante de Puerto Madryn. Y se trató un solo despacho, el cual declara la emergencia hídrica en todo el ejido urbano Municipal por el plazo de 30 días.
Por otro lado, en el segundo artículo, da cuenta “declarar la utilidad pública del agua apta para consumo humano sea cual fuese y de quien fuere, el contenedor en que se encuentre”.
Además, se aprobó el pedido del Ejecutivo Municipal de disponer en forma excepcional y por única vez, que la facturación que emita la Cooperativa Servicoop, correspondiente al mes de abril 2017 y con vencimiento en mayo, cobre solo el 50 por ciento de los ítems 52, que es el costo fijo de agua, el 372, del transporte de agua potable, y el ítem 60, de cloacas.

Ojos que no ven, mineral que no se siente

Una particular situación es la de los proveedores de agua potable en bidones y dispensadores, que abastecen a buena parte de las empresas privadas y comercios de la ciudad de Puerto Madryn. Ante la creciente demanda por parte del sector privado y para no interrumpir las actividades, en el marco de la emergencia hídrica, la mayor parte de dichos proveedores se vio inhabilitado de poder suministrar el recurso, tan caro a la necesidad de la comunidad por estos días. Sin embargo, una curiosa situación trascendió lo cotidiano, cuando desde un comercio de la ciudad solicitaron el alquiler de una cantidad adicional de bidones, pedido que le fuera negado por la empresa prestadora, aduciendo que no tenía reservas para poder suplir la demanda de quienes contratan el servicio. Pero, como suele ocurrir, la realidad superó la ficción y la situación fue más allá de lo esperado, al tiempo que una de las personas a cargo de proveer los bidones, sostuvo que “no estamos entregando bidones por la falta de agua potable en la ciudad” y, peor aún, confesó: “El tema es que los llenamos con agua mineral”. ¿Se viene la moda del “vaso-frasco”?

Sobre llovido, regado

Algo que causó cierto nivel de molestia en algunos sectores de la comunidad, fue el hecho de que, el lunes por la tarde, pudiera verse, en varios sectores de la ciudad, el camión regador de la Cooperativa, principalmente sobre la calle Marcelo T. de Alvear, hacia el sector sur, así como también un poco más “arriba”, en los barrios de Solana de la Patagonia y Quintas “El Mirador”. Ello, en un escenario donde el recurso es escaso y en algunos barrios, la necesidad de acceso al agua potable entregada de manera poco habitual, provocó forcejeos e incluso discusiones entre los propios vecinos. Sin embargo, fuentes de la Cooperativa mencionaron que las reservas en lo que tiene que ver con el agua de reuso son más que suficientes, y que una cosa no tendría que ver con la otra, atentos a que dicho recurso no influiría en la provisión de agua potable, que de manera paulatina intenta ser entregada a los distintos barrios de la ciudad. A propósito de situaciones insólitas, también se conocieron quejas de vecinos del barrio San Miguel, al oeste de la ciudad, quienes denunciaron que “nos están robando el agua”. Aparentemente y según la palabra de algunos conciudadanos, en algunas casas, una serie de sujetos subió a las terrazas para, balde en mano, sustraer el vital elemento de los propios tanques que allí se ubican.

Judiciales no hacen agua

“Estamos en un estado de emergencia, hay gente que no tiene agua y se cae de maduro, no hace falta dar explicaciones cuando no hay agua, pero hay gente que no quiere dar el brazo a torcer”, lamentó un empleado judicial de Puerto Madryn, tras mencionar que, durante la noche del lunes, se repuso el suministro de agua en uno de los principales edificios judiciales de la ciudad, aunque “a mitad de la mañana, nos quedamos sin agua”. Sobre este punto, planteó que “hay gente que no tiene agua en sus casas, viene sin poder haberse bañado, tampoco hay agua en el establecimiento y, encima, las audiencias siguen; parece que los magistrados tienen agua corriente propia”.
Sin embargo, la actividad continúa, tanto en los Tribunales como así también, en el Ministerio Público Fiscal y en los diferentes juzgados de la ciudad costera. “Hablamos con los jueces, no quieren dejar salir a los empleados o no saben bajo qué concepto hacerlo; después, dicen que es la Cámara la que debe resolver; desde la misma nos dijeron que los jueces tienen la facultad de resolver si un empleado se tiene que ir, pero que pueden hacerlo porque tienen que llamar al ministro (de Justicia), lo cierto es que todos se patean la pelota”.

Mejor, en el aire

Afortunadamente, uno de los establecimientos con más circulación de Puerto Madryn, comunicó que cuenta con el suministro de agua y que el mismo estaría garantizado durante los próximos días (“a menos qué”). Se trata del Aeropuerto El Tehuelche, donde continúan abasteciéndose de agua potable con camiones, aunque un dato no menor es que las largas filas para obtener agua, que pueden verse en varios sectores de la ciudad, también se replicarían en dicho edificio, solo que, para ingresar a los sanitarios, dado que únicamente se encuentran en funcionamiento un baño de damas y otro de caballeros. Habrá que aguantarse, esperar abordar y usas el baño del avión.