El Hospital Zonal “Dr. Andrés Ísola” de Puerto Madryn, dependiente del Ministerio de Salud de Chubut, fue sede de una exitosa operación de aneurisma de aorta abdominal, una intervención de alta complejidad que representa toda una novedad para el sistema sanitario público de Chubut, ya que hasta el momento otros casos similares habían tenido que derivarse a centros asistenciales privados o fuera de la provincia.
El procedimiento quirúrgico se realizó el pasado miércoles 29 de marzo, duró alrededor de tres horas y media y, si bien desde el ingreso hasta el alta el paciente contó con la asistencia articulada e integral de todos los servicios hospitalarios, esta ocasión tuvo como protagonista al equipo de cirugía vascular periférica compuesto por los doctores Matías Caporazzo, jefe de servicio, y Néstor Mellado, integrante del staff quirúrgico.

Historia clínica

El paciente en cuestión es un hombre de aproximadamente 65 años, con la obra social PAMI, que ingresó por la guardia del hospital en el mes de noviembre de 2016 con una pancreatitis aguda.
En el examen ecográfico que le realiza por tal motivo el equipo de salud, se detecta coincidentemente una dilatación significativa de la arteria aorta abdominal, enfermedad silenciosa o asintomática pero que no tratada a tiempo puede derivar en efectos muy graves para la salud.
Seguidamente es internado en el área de Clínica Quirúrgica para su tratamiento. Una vez resuelta la pancreatitis, debió pasar por un estudio cardiovascular completo en el Instituto “Pueblo Luis” de la ciudad de Trelew, para controlar cualquier factor de riesgo asociado, a partir de lo cual se detecta otra patología coronaria que se resuelve inmediatamente mediante la colocación de un stend, quedando así preparado para la cirugía.
Pasado esto, se gestiona ante PAMI la adquisición de una prótesis aórtica bifurcada, que luego de unos meses fue colocada para la resolución de la patología arterial.

Salto de calidad

La cirugía de elevado nivel de dificultad fue plenamente satisfactoria, ya que el paciente permaneció siempre estable y no tuvo ninguna de las complicaciones esperables en estos casos, tanto durante como luego de la misma.
Gracias a todo ello el paciente estuvo solo 36 horas en Terapia Intensiva por cuestiones de seguridad pos-operatoria, otro día en piso y ya a estas alturas se encuentra retornando progresivamente a su vida normal, habiendo recuperado así su calidad de vida.
Además, es destacable que con solo un año de antigüedad de formación del servicio (y tal como sucedió a mediados del año pasado con una operación de carótida), los profesionales médicos Caporazzo y Mellado, junto con el acompañamiento de todo el equipo de salud del Hospital de Puerto Madryn, han posicionado a esta institución como una referencia regional en cirugía vascular periférica, elevando el nivel y la calidad de sus prestaciones de salud pública.