Los jueces Ivana González, Mirta Moreno y Fabio Monti integrarán el tribunal que en un juicio oral y público evaluarán la conducta de Alejandro Gajardo imputado por el crimen de dos disparos con arma de fuego de Agustín Lineros ocurrido en junio del año pasado en el barrio Parque Gregorio Mayo de Rawson.
El debate con la presencia de testigos del hecho además de peritos e investigadores del homicidio, se iniciará el próximo 4 de mayo y se realizará en la Oficina Judicial de la ciudad de Rawson.
El incidente hecho se produjo el domingo 13 de junio del año pasado, cerca de la una de la mañana cuando se enfrentaron dos grupos antagónicos en la esquina de Roberto Davies y Córdoba del barrio Gregorio Mayo de Rawson. La víctima sufrió dos disparos, uno en el abdomen y otro en el pecho que resultó mortal ya que fue infructuoso el trabajo de los médicos del Hospital Santa Teresita por salvarle la vida.

Tres testigos claves

Gajardo fue detenido horas después del hecho y durante toda la investigación siguió en esa situación. Lineros recibió dos disparos en su cuerpo que le costaron la vida. El Ministerio Público Fiscal será representado por el fiscal general Osvaldo Heiber. Entre las pruebas en contra del imputado, cuenta con tres testigos presenciales claves, además de pruebas periciales. Sin embargo el arma homicida nunca apareció.
En la audiencia preliminar al debate a realizarse en pocos días más, el defensor oficial de Gallardo, el doctor Omar López, calificó como “livianas” y “arbitrarias” a algunas de las acciones realizadas por el Ministerio Público Fiscal durante la investigación. No obstante ello, las pruebas fueron convalidada por los respectivos jueces de garantías que siguieron el proceso determinándose que se realizaron siguiendo los parámetros procesales y legales.
Tres testigos reconocieron haber visto a Gajardo disparar dos veces con un arma de fuego contra Agustín Lineros. Sus testimonios fueron coincidentes en su totalidad respectos de cómo se produjeron los hechos. La claridad con la que los testigos reconocieron al imputado al momento de efectuar los disparos, comprometen a Gajardo. Además la intención de familiares de hacer recaer la autoría en un hermano del imputado, de 17 años, también fracasó ante la postura de los tres testigos que coincidieron en destacar que el adolescente no había realizado los dos disparos. De haber prosperado la coartada, por ser menor de edad, la inimputabilidad hubiese jugado a favor del falso homicida y el –hasta el momento- verdadero autor seguiría en libertad.
Los secuestros de elementos de interés para la investigación, también será tenidos en cuenta en el la audiencia de debate.
Además en el allanamiento realizado en la casa del imputado, la policía secuestró un buzo azul oscuro con capucha y el escudo del club Boca Juniores. Esa prenda de vestir también fue reconocida por los tres testigos como la que llevaba Gajardo al momento de realizar los disparos.

Veinte años para la fiscalía

El hecho está caratulado como “homicidio agravado por el uso de armas de fuego”. La expectativa de pena contra el imputado será, como mínimo, de diez años y ocho meses de cárcel por ese tipo delito, según lo estipula el Código Penal de la Argentina. El fiscal general Heiber anticipó que pedirá una pena de 20 años de prisión. Para ello tuvo en cuenta la expectativa de vida de la víctima y su juventud al momento de ser asesinado. Esta postura ya la había anticipado al concluir con la investigación, al momento de presentar la acusación.