El vicepresidente de EE UU, Mike Pence, ha iniciado una gira asiática en Corea del Sur denunciando este proyectil norcoreano como una «provocación»


Corea del Norte intentó sin éxito lanzar un nuevo misil, ha informado este domingo el ministerio de Defensa de Seúl, una operación que coincidió con un gran desfile militar organizado por Pyongyang, en un momento de agudización de las tensiones por el programa nuclear norcoreano. Este fracaso, que probablemente sea visto como un bochorno para el régimen norcoreano, se produce en un momento en que la tensión entre Washington y Pyongyang está en sus cotas máximas después de que Trump prometió el jueves que el “problema” norcoreano sería “tratado”.
La operación fallida coincide con el gran desfile militar del Día del Sol, en el que Pyongyang celebró el sábado el nacimiento de Kim Il-sung, abuelo del actual dirigente norcoreano Kim Jong-un. En el desfile fueron exhibidos cerca de 60 misiles, incluyendo un cohete que se piensa que podría ser un nuevo tipo de misil balístico intercontinental. “Corea del Norte intentó probar un nuevo tipo de misil no identificado en el área de Simpo, en la provincia de Hamkyong del Sur, pero sospechamos que el lanzamiento fracasó”, ha dicho el ministerio en un comunicado. El ministerio dijo que estaba analizando los datos del lanzamiento para tener más detalles.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha confirmado que Corea del Norte lanzó lo que parecía ser un misil y ha dicho que el lanzamiento falló “casi inmediatamente”. “El Comando del Pacífico de EE UU detectó y rastreó lo que consideramos que era un misil norcoreano”, ha dicho un portavoz del Comando, Dave Benham. “El misil estalló casi inmediatamente”, ha agregado.

Un funcionario del gobierno estadounidense ha indicado que el presidente Donald Trump fue informado sobre el lanzamiento. Ninguno de los países pudo establecer en un primer momento qué tipo de misil fue utilizado. “Es probable que este lanzamiento sea una prueba para un nuevo tipo de misil o para una actualización así que hay muchas posibilidades de que haya más provocaciones en el futuro próximo”, ha explicado Kim Dong-Yub, experto militar del Instituto de Estudios del Lejano Oriente de la Universidad de Kyungnam, en Seúl.

La visita de Pence
El Reino Unido indicó que está “preocupado” por las informaciones y que “está siguiendo de cerca la situación”, según informó la oficina del ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson. El fallido lanzamiento se produjo horas antes de que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, llegara a Seúl para una visita de tres días que tendrá como punto central la tensión en la península coreana ante los avances armamentísticos de Pyongyang.

Así, Pence ha denunciado el lanzamiento fallido de este misil balístico. “La provocación de esta mañana es simplemente el último recordatorio de los riesgos que encara cada uno de vosotros cada día”, ha apuntado. Además, Pence ha asegurado que van “a reconstruir nuestro Ejército” para afrontar este tipo de amenazas. Y en cuanto a la alianza estadounidense con Corea del Sur, Pence ha asegurado que “nunca ha sido más fuerte” la voluntad de Washington de ayudar a Seúl.

Pence ha llegado este mismo domingo al la Base Aérea de Osan y ha visitado el Cementerio Nacional de Seúl, donde están enterrados veteranos de la Guerra de Corea (1950-1953), y donde ha depositado una corona de flores “en honor de los surcoreanos que han sacrificado su vida por la causa de la libertad”, según palabras publicadas por el propio Pence en su cuenta de Twitter.

Corea del Sur es la primera escala de la gira que realiza Pence por Asia y que también le llevará a visitar Japón, Indonesia y Australia. El mensaje del viaje, según fuentes de la Casa Blanca, es que EE UU les defenderá de cualquier agresión norcoreana sin incurrir en actos que puedan provocar un conflicto abierto.

Asimismo, el asesor de Seguridad Nacional del presidente Trump, el teniente general H.R. McMaster, ha dicho este domigo que EE UU trabaja con sus aliados internacionales y con el Gobierno chino para “elaborar una gama de opciones” que estén listas si el régimen norcoreano “continúa su patrón desestabilizador y provocador”.

En declaraciones a la televisión estadounidense ABC desde Kabul (Afganistán), adonde ha ido para tratar la situación de ese país en materia de seguridad, ha mostrado la misma idea de Pence. “Creo que hay un consenso internacional ahora, incluida China, en que esta situación simplemente no puede continuar”, ha afirmado McMaster sobre la tensión con Corea del Norte.

“El presidente [Trump] ha dejado claro que no aceptará que EE UU y sus socios en la región estén bajo la amenaza de este régimen hostil con armas nucleares”, ha comentado, agregando que el fallido lanzamiento del misil “encaja en el patrón de comportamiento provocador, desestabilizador y amenazante del régimen de Corea del Norte”.

“No está claro qué haremos y no queremos telegrafiar de ninguna manera cómo responderemos a ciertos incidentes, pero está claro que el presidente está determinado a no permitir este tipo de capacidad de amenazar a EE UU. Nuestro presidente tomará la acción que sea mejor en el interés del pueblo estadounidense”, añadió McMaster.

Responder con ataques nucleares

Pyongyang ha sido objeto de varias resoluciones de la ONU que buscan impedir que el país se dote de una tecnología nuclear y balística. El país asiático, que ha llevado a cabo cinco pruebas nucleares en los últimos meses, quiere elaborar un misil intercontinental capaz de llegar hasta EE UU, algo que “no ocurrirá”, según el presidente estadounidense Trump.

Anteriormente, Trump había anunciado el envío de un portaaviones escoltado por tres navíos lanzamisiles hacia la península coreana, y después aludió a una armada con submarinos. Kim no habló durante el acto del Día del Sol, pero el vicepresidente de la Comisión de Asuntos de Estado, segundo en la jerarquía del país, pronunció un discurso desafiante en el que advirtió que el país está listo para reaccionar a cualquier provocación.

“Estamos preparados para responder a una guerra total con otra guerra total y para responder con ataques nucleares propios a cualquier ataque nuclear”, dijo Choe Ryong Hae, vicepresidente de la Comisión de Asuntos de Estados. Un informe de los analistas de 38 North, una web de referencia sobre el régimen de Pyongyang, asegura que el sitio de pruebas nucleares Punggye-ri, en el norte del país, está “preparado y listo” para un sexto ensayo.

China, considerada como única aliada de Corea del Norte, advirtió que un “conflicto podría estallar en cualquier momento” y repitió que “el diálogo es la única salida”. Por su parte Rusia dijo también estar “muy preocupada” y pidió “moderación a todas las parte”. Pese a que Pyongyang afirma contar ya con un misil balístico intercontinental, fuentes de inteligencia han advertido que al país le faltan unos dos años para poder tener la capacidad de atacar la zona continental de Estados Unidos.