La relación comercial entre la Argentina y Estados Unidos será un tema importante esta semana, ya que el presidente Mauricio Macri tendrá su primera reunión bilateral mañana jueves 27 con su par norteamericano, Donald Trump, y se prevé que se aborden distintos ítems de interés para ambos países.
Según un estudio realizado por la Fundación Ideal, Estados Unidos es el tercer socio comercial para la Argentina, tanto en importaciones de productos norteamericanos como exportaciones de producción argentina. Sin embargo, la balanza comercial es deficitaria para la Argentina desde 2006 y fue empeorando hasta 2014, “año en el que el déficit fue de u$s 4752 millones”, aunque en los dos años siguientes “el déficit se redujo, y en 2016 se ubicó en u$s 2530 millones”.
Si bien las exportaciones argentinas registraron una caída generalizada desde 2012 en adelante, las ventas a Estados Unidos se mantuvieron en torno de los u$s 4000 y u$s 4400 millones, excepto en 2015 que tocaron un piso de u$s 3400 millones.
Esto provocó un aumento de la participación del país del norte en las compras totales argentinas, que pasaron de ser el 5% en 2012 a representar el 7,7% en 2016. En materia de importaciones, los productos estadounidenses representan el 12% en los últimos años.

Que les vendemos?

“Los productos que más vendemos a Estados Unidos son combustibles, aluminio y alimentos”, señala el documento de Fundación Ideal, que detalla además que el producto más exportado a ese país en 2016, medido en dólares FOB, fue biodiesel y sus mezclas (representó el 26% de las ventas a Estados Unidos); seguido por vinos fraccionados (6%); aceite de petróleo (5%); aluminio sin alear (4,4%); aviones y otras aeronaves (4,3%); aleaciones de aluminio (3%); aceites esenciales de limón (2,2%); oro en bruto (2%); automóviles (2%); arándanos frescos (1,8%); plata en bruto (1,6%); té negro (1,6%); y miel natural (1,6%); entre otros.
Se puede comprobar entonces que el aluminio sin y con aleaciones representa en suma (7,4%), el segundo producto que se exporta a Estados Unidos. Un tema no menor considerando que la única productora argentina de aluminio primario en Argentina, Aluar, se encuentra en Chubut, por lo que las negociaciones oficiales con el país del norte no son un tema menor para Puerto Madryn ni para la Provincia, considerando el declive de muchas otras producciones industriales de la zona.

Qué le compramos?

Las importaciones más relevantes para la Argentina provenientes de Estados Unidos son: gas oil, que representó 12% de las importaciones en dólares del 2016; y los aviones y otras aeronaves, con una participación del 9%. “El restante 79% de las importaciones que llegan desde Estados Unidos está compuesto por una gran variedad de productos, entre los que encontramos partes de motores de autos (3%); ácido fosfonometiliminodiacético (2%); gas natural licuado (1%); juegos activados con monedas o fichas (1%); grupos electrógenos (1%); o herbicidas (1%)”, indica el informe.

Un inversor relevante

En materia de inversión, a fines de 2015 la inversión directa bruta de Estados Unidos se aproximaba a los u$s 20.000 millones, que representó el 25% de la inversión extranjera en Argentina y superó por un 50% a España, que se ubicó en segundo lugar.
Desde 2004 hasta 2015, “la inversión bruta directa de Estados Unidos en la Argentina se duplicó, además de crecer a lo largo de todo este período de forma casi ininterrumpida (salvo durante las crisis estadounidenses de los años 2008-2009 y 2014-2015)”. El sector en donde más se destinaron las inversiones estadounidense fue el petróleo, con el 40% sobre el total.

Donald, con la cabeza en otra cosa

Pero si las expectativas de Macri es que ponga la mirada afuera, es probable que se desencante. Es que asediado por las encuestas, el presidente de EEUU está en otra jugada fuerte hacia adentro, y ha decidido ir más allá que sus predecesores e incluso que su propio partido y, según fuentes oficiales, va a anunciar hoy una histórica rebaja de la presión fiscal para las empresas. La medida, que reducirá del 35% al 15% el impuesto de sociedades, busca reactivar la fe de su electorado en un presidente que acumula más fracasos que aciertos. La medida implicará reducir el impuesto del 35% al 15% y dejar de recaudar dos billones de dólares en diez años. Es que si algo comparte con Mauricio es la mala coyuntura. Las cuentas públicas atraviesan un periodo oscuro. Aunque la economía vuelve a respirar, el déficit representó en 2016 el 3,2% del Producto Interior Bruto (587.000 millones de dólares) y la deuda pública ronda el 105% del PIB (casi 20 billones). Son magnitudes que los republicanos tienen presentes en toda negociación.

La tiene difícil

En el fondo, Macri pretende de máxima, obtener un guiño político del gobierno de Estados Unidos para reactivar las exportaciones argentinas de biodiésel, paralizadas desde marzo pasado, constituye una de las principales apuestas de la visita oficial que el presidente Mauricio Macri realiza a ese país y que tiene como punto culmine el primer encuentro bilateral con su par norteamericano, Donald Trump, en la Casa Blanca mañana jueves.
Si bien el conflicto por la suspensión de las ventas argentinas de biodiésel a Estados Unidos, al igual que el caso de los limones, no forma parte de la agenda oficial del encuentro con Trump, en la administración macrista se entusiasman con la posibilidad de que la profundización del diálogo entre los dos mandatarios consolide un terreno favorable para destrabar ambas negociaciones. “No hay una expectativa de solución concreta, pero si creemos que este viaje va a ser una gran oportunidad para intentar acercar posiciones en varios temas”, indicaron voceros de la Casa Rosada en referencia directa a la polémica por las exportaciones de biodiésel.
Justamente la visita de Macri se producirá apenas unos días antes del 8 de mayo, cuando la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos prevé comunicar una decisión preliminar sobre la investigación iniciada contra la Argentina por supuesta competencia desleal y dumping, una denuncia promovida en marzo pasado por un grupo de empresas estadounidenses productoras de biodiésel, situación que motivó la suspensión de las exportaciones argentinas a ese país. Desde el Ejecutivo sostienen que la demanda “es totalmente infundada”, que “no cuenta con evidencias y sus argumentos ya fueron rechazados por tribunales internacionales, como la OMC”, y se muestran optimistas sobre la posibilidad de hacerse de algún “gesto político importante” como resultado del diálogo directo de Macri con Trump. Una preocupación similar por el tema deslizaron desde la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (Amcham) por su envergadura e impacto en el comercio bilateral.
Es que el freno a las ventas de biodiésel a Estados Unidos es clave para las autoridades argentinas ya que se trata del primer producto exportable a ese país. En 2016 las exportaciones argentinas de ese combustible reflejaron un incremento de 195% respecto al año anterior, lo que representó ingresos por alrededor de u$s 1.350 millones.

Fuente: Cronista, LME, El Comercio, Télam