El Tribunal Colegiado integrado por los Jueces Mariano Nicosia, Martin Cosmaro y Jorge Odorisio, por unanimidad, resolvió rechazar, en todos sus términos, las revisiones a los cómputos de pena, que formularon las defensas técnicas de los condenados, Juan Eusebio Albistur y Fabio Bustamante. Asimismo, confirmaron los guarismos correspondientes a las fechas, en que se tendrán por cumplidas las penas.
También, establecieron el tiempo para que los autores del homicidio del policía Octavio Antileff, ocurrido en Alto Rio Senguer, en el año 2007, puedan acceder a los beneficios de salidas transitorias, “semilibertad” y libertad condicional.
En consecuencia, Albistur cumplirá su pena total el 17 de noviembre de 2021. Puede obtener la libertad condicional, el 17 de noviembre de 2018, y cumplirá la mitad de su condena, el próximo 17 de mayo.
En tanto, Fabio Bustamante cumple la mitad de su condena, el 4 de julio de este año. Podrá acceder a la libertad condicional recién el 20 de enero de 2019 y el cumplimiento total de la pena quedó fijado para 19 de febrero de 2022.

Un brutal homicidio

El día del crimen y luego de salir del local bailable “Ladrillo Disco” de Río Senguer, Maximiliano Bustamante invitó a varias personas a comer un asado en el cámping municipal. Antileff estaba de vacaciones con su mujer y ambos fueron a ese boliche y también resultaron invitados a la celebración del cumpleaños de Maximiliano Bustamante. En ese contexto fue que Maximiliano Bustamante le pidió a Antileff que lo acompañara a buscar carne en su auto. En el vehículo también subieron Fabio Bustamante, Julio Alfonso Fuentealba y Juan Eusebio Albistur. Ya sobre la ruta provincial 20, Maximiliano le hizo saber a todos que iban a robar un capón a una estancia para el asado y ante tal propuesta, Antileff se negó a participar y pidió bajarse.
A partir de esa reacción fue que Bustamante arengó a los demás para que lo golpearan y les dijo que era policía, lo que motivó tanto a Albistur como al propio Bustamante a golpear al oficial. Antileff fue arrojado mientras el auto iba en movimiento, y no conforme con ello los agresores volvieron por él para continuar el maltrato. En el juicio quedó probado que Maximiliano alentó, mientras que su primo y Albistur ejecutaban el castigo, pero también se estableció que fue este último el que le puso fin a la vida del policía arrojándole una piedra de unos 8 kilos en la cabeza.

Reprograman la fecha del juicio por el homicidio de Agustín Lineros

La Oficina Judicial de Rawson reprogramó el inicio del debate del juicio oral y público por el homicidio de Agustín Lineros, ocurrido en el mes de junio del año pasado, hecho por el que se encuentra imputado y detenido Alejandro Gajardo,a quien se le endilga el cargo de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” y contra quien el fiscal general, Osvaldo Heiber, anticipó que pedirá la pena de 20 años de prisión.
En principio, la fecha del debate iba a ser el próximo 4 de mayo, pero la fecha que finalmente fue dispuesta es la del 8 de mayo, en la sede de la Oficina Judicial de la ciudad de Rawson.
El hecho se produjo el domingo 13 de junio del año pasado en ese barrio localizado a la vera del ingreso a Rawson por la ruta provincial número 7. Caratulado como “homicidio agravado por el uso de armas de fuego”, la expectativa de pena contra el imputado tiene, tiene como mínimo, de diez años y ocho meses de cárcel por ese tipo delito, según lo estipula el Código Penal de la Argentina. Al pedir 20 años de prisión, el fiscal Heiber tuvo en cuenta la expectativa de vida de la víctima y su juventud al momento de ser asesinado. Esta postura ya la había anticipado al concluir con la investigación, al momento de presentar la acusación. Los jueces Ivana González, Mirta Moreno y Fabio Monti integrarán el tribunal.
El incidente hecho se produjo cerca de la una de la mañana de aquel día, cuando se enfrentaron dos grupos antagónicos en la esquina de Roberto Davies y Córdoba del barrio Gregorio Mayo de Rawson. La víctima sufrió dos disparos, uno en el abdomen y otro en el pecho que resultó mortal ya que fue infructuoso el trabajo de los médicos del Hospital Santa Teresita por salvarle la vida. Entre las pruebas en contra del imputado, cuenta con tres testigos presenciales claves, además de pruebas periciales.
Sin embargo, el arma homicida nunca apareció. Tres testigos reconocieron haber visto a Gajardo disparar dos veces con un arma de fuego contra Agustín Lineros. Sus testimonios fueron coincidentes en su totalidad respectos de cómo se produjeron los hechos. La claridad con la que los testigos reconocieron al imputado al momento de efectuar los disparos, comprometen a Gajardo. Fue detenido horas después del hecho y durante toda la investigación siguió en esa situación.