Alumnos de la Escuela Agrotécnica Nº 1728 de la localidad chubutense de Cholila, junto a su profesor de tecnología, comenzaron a fabricar generadores eólicos que son destinados a familias carenciadas, en una zona en la que el 70 por ciento de la población rural no tiene energía eléctrica.

Soluciones concretas

El proyecto comenzó en el 2014 con la materia de sexto año Proyectos Tecnológicos, a la que asisten alumnos que proviene de la estepa y la cordillera, y también del oeste de Río Negro.
Nahuel Ancina, profesor de la escuela e integrante de la Fundación Cruzada Patagónica, explicó que la iniciativa surgió al descubrir que “la mayoría de los alumnos del campo no tenía luz en sus hogares, ni acceso al agua de forma directa”.
“Entonces nos plantemos cómo podíamos enseñar a los alumnos a realizar una producción agrícola ganadera sustentable dándoles acceso primero a las condiciones mínimas para vivir cómodamente”, agregó el docente y precisó que buscaron organizar una materia en la que puedan aplicar la tecnología en soluciones concretas.
Los alumnos empezaron con el armado del molino desde el inicio de las clases, lo que incluye el tallado de las aspas, y el armado del rotor y estator del generador.
Ancina dijo que el alumno “arma íntegramente cada una de las piezas que conforman el generador, por lo que si de ser necesario repararlo o hacer otro, está en condiciones de hacerlo”.

Financiamiento

Los fondos para llevar adelante este proyecto se consiguen a través de donantes que aportan a la Fundación Cruzada Patagonia y con la colaboración de la ONG 500 RPM, especializada en generadores eólicos.
“El proceso solidario comienza en el aula, luego pasa al taller, y va al campo, donde las tareas se comparten con todas las familias”, dijo María Luisa Palmieri, directora de la Escuela Agrotécnica Nº 1728, y agregó que “lo más importante es que el proyecto acerca a nuestros alumnos a la realidad de muchos argentinos, que no tienen luz ni agua”.
Una vista del generador desarrollado por Hugh Piggott
El docente indicó que el proceso “deja muchos valores marcados en los alumnos, como solidaridad, compromiso, responsabilidad, trabajo en equipo: ellos son el futuro y tenemos que prepararlos”.
Luego del desarrollo de los generadores eléctricos avanzaron con el proyecto para fabricar generadores eólicos específicos para el bombeo de agua, sin uso de baterías, que permite bajar los costos, y que avanzó al estar en contacto con Hugh Piggott, creador del diseño de estos molinos.
También participan Sebastián Gortari, profesor del Centro Atómico de Bariloche; además de Jorge Ayerza, Esteban Van Vam y Manuel Pérez Larraburu, de la Fundación 500 RPM.