También ha reiterado su apoyo a la OTAN mientras la canciller alemana reabría negociaciones comerciales entre la UE y EE UU


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reiterado este viernes ante la jefa del Gobierno alemán, Angela Merkel, su “fuerte apoyo” a la OTAN, también comentando que tiene “algo en común” con ella siendo ambos espiados por orden del expresidente yanqui, Barack Obama, y mientras ha pedido que los países de dicha alianza militar “paguen lo debido”.

“Le he reiterado a la canciller mi fuerte apoyo a la OTAN y también la necesidad de que nuestros aliados paguen su parte por los gastos de la defensa. Muchas naciones deben enormes sumas desde hace años y eso es injusto para EE UU”, ha dicho Trump tras la reunión con Merkel en la Casa Blanca, en la que se ha producido una situación llamativa cuando la canciller ha ofrecido la mano al mandatario estadounidense, sin que éste devolviera el gesto y ni tan siquiera mirase a su interlocutora.

“La inmigración es un privilegio. No un derecho. Y la seguridad de nuestros ciudadanos debe siempre ser puesta en primer lugar. No hay dudas de eso”, ha dicho también el máximo mandatario estadounidense, cuyo más reciente decreto antiinmigración fue bloqueado por la justicia.

“También reconocemos que la seguridad migratoria es seguridad nacional. Debemos proteger a nuestros ciudadanos de aquellos que tratan de difundir el terrorismo, el extremismo y la violencia dentro de nuestras fronteras”, ha recalcado Trump ante la prensa.

Lucha antiterrorista y TTIP

Respecto a la lucha antiterrorista, el presidente de EE UU ha apreciado los esfuerzos teutones para acabar con el grupo yihadista Daesh y ha subrayado que ambos países deben “seguir trabajando juntos” para protegerse del terrorismo islamista. “Aplaudo a la canciller Merkel por las contribuciones de Alemania, tanto civiles como militares, como miembro de la coalición contra el Daesh”, ha añadido Trump.

Por otra parte, la canciller alemana ha expresado su deseo de que Trump considerase reabrir la negociación sobre el tratado de libre comercio e inversiones (TTIP) entre EE UU y la Unión Europea (UE). “Espero que podamos reabrir las conversaciones sobre TTIP”, ha señalado la jefa de Gobierno alemán.

Mientras tanto, el presidente estadounidense ha valorado esa idea: “Debemos trabajar juntos por políticas comerciales que sean justas, recíprocas y que beneficien a nuestros pueblos. Millones de estadounidenses que trabajan duro han sido puestos a un lado por el comercio internacional”.