El juez Marcelo Nieto Di Biase resolvió la detención en el COSE del menor de 17 años a quien se le imputa el homicidio de Fernando Calvo.
El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general Arnaldo Maza y el funcionario Aldo Nizetich. De acuerdo al relato fiscal, el 22 de febrero, Calvo se encontraba al volante de un vehículo Fiat Uno junto a otras tres personas y cerca de las 4:20 de la mañana decidieron acercarse a un comercio del barrio Tiro Federal con el fin de comprar algunas bebidas. Cuando se encontraba estacionado, una persona se acercó a la ventanilla del conductor y sin mediar palabra extrajo un arma de fuego, presumiblemente una 9 mm, para disparar sobre Calvo al menos cuatro disparos, lo que provocó graves heridas y tras ser trasladado y auxiliado en el hospital de Trelew, falleció el 18 de marzo a las 10:15.
Gracias a la declaración de un testigo de identidad reservada, pudo establecerse quien sería el autor de los disparos, ya que vieron su rostro. Esto permitió que la Fiscalía solicitara un allanamiento y la detención del imputado.
El doctor De Biase dispuso la apertura de investigación por el término de seis meses, en tanto a pedido de la fiscalía, determinó la prisión preventiva durante tres meses en el Cose, teniendo en cuenta la edad del sindicado como autor del hecho.
Los representantes de fiscalía expusieron sobre antecedentes entre familiares de la víctima y el victimario, habiéndose producido incidentes con armas de fuego entre las partes en varias oportunidades, el último de ellos sería el día 16 de febrero de este año, según el informe brindado por el centro de operaciones policiales. Con estos datos estaría expresado el móvil que llevó al menor a producir el hecho.
Se agregó además la gravedad de lo sucedido, el empleo del arma de fuego y el total desprecio por la vida ajena, presumiéndose una pena que como mínimo sería de 10 años y 8 meses. Por otra parte, se mencionó el daño ocasionado, de imposible reparación, y se argumentó sobre el posible entorpecimiento, ya que restan producir múltiples medidas.
Si bien la defensa, ejercida por Sergio Rey y el asesor de menores Pablo Rey, objetaron la probable autoría, señalando que no había sido encontrado el arma homicida, y que correspondería la continuidad de las investigaciones, el magistrado determinó se mantenga al menor con medida de coerción, de acuerdo al máximo que permite la ley en estos casos, es decir por tres meses.