La intendenta Rossana Artero recibió a autoridades del Sindicato de Obreros y Empleados de la Administración Pública Provincial (SOYEAP), quienes le presentaron un proyecto para crear en Rawson un jardín maternal para los hijos de los afiliados.
Mariela Bahamonde, secretaria general del SOYEAP, explicó: “Estamos presentando un proyecto a la intendenta de Rawson basado en poder disponer de un jardín maternal para darles ese lugar a los hijos de los afiliados”, y añadió: “Si bien nuestra intención es empezar después de las vacaciones de invierno con algún espacio físico alquilado, queremos también tener la posibilidad de empezar a construir el espacio físico y que sea propiedad del SOYEAP”, por lo que “la idea es conseguir algún un tipo de ayuda”, afirmó.
En tanto, Sandra Tribuzio, vocal del SOYEAP y encargada del proyecto, especificó: “La intención es crear un jardín maternal hasta los 3 años, con un horario extendido hasta las 16 horas, para cubrir las necesidades de los trabajadores de la ciudad de Rawson, en principio. Si lo pudiéramos hacer en toda la provincia sería fantástico, pero vamos trabajando de a poco”.
“La idea -continuó- es que el lugar brinde contención, atención primaria de la salud trabajando en conjunto con el Ministerio de Salud de la Provincia, además de hacer una asistencia social en el caso de que las familias la necesiten”.
El objetivo, mencionó, es “que los padres, mientras estén en sus lugares de trabajo, sepan que tienen a sus chicos cerca, ante cualquier eventualidad o necesidad”.
En este sentido dijo que el encuentro con la Intendenta tuvo como fin “presentarle el proyecto y ver la posibilidad de que nos cedan algún terreno para poder empezar con la edificación”.
“Nosotros paralelamente vamos a arrancar con el jardín maternal, seguramente después de las vacaciones de invierno. Y después, de acuerdo a las dimensiones que necesitemos, queremos hacer el lugar ideal para los chicos. En principio alquilaremos una casa que tenga comodidades, un buen patio, un lugar de recreación, donde los chicos puedan desarrollarse con comodidad”, añadió.
Detalló Tribuzio que “el proyecto contempla tres sectores divididos por edad: los bebés en un sector donde se les brinde una atención especial; después un área donde estén los deambuladores, que ya a partir del primer año necesitan más espacio, más lugares de juego. Y tendrían un comedor en común asistido por una nutricionista para hacer un seguimiento de la nutrición de los chicos hasta los 3 años, abarcar los calendarios de vacunación, que estén controlados; y, además, en el caso de que haya alguno enfermo, una asistencia de un médico pediatra que puedan tener a disposición”.