Los abogados defensores Carlos del Mármol y Gustavo Castro realizaron una nueva presentación en favor de su patrocinado, el taxista Dante Donnini, acusado por el femicidio de la estudiante de abogacía Diana Rojas. Los letrados piden que Donnini espere el juicio en libertad, argumentando que no se va a fugar.
Así se desprende de la presentación que hicieron los abogados ante el juez penal Marcelo Orlando, por lo cual pidieron que su decisión de mantenerlo en prisión preventiva sea revisada por dos jueces.
La audiencia será este martes, a las 8 de la mañana, ante los jueces de Sarmiento Alejandro Rosales y Daniel Camilo Pérez, quienes resolvieron la continuidad de la prisión preventiva de Donnini el año pasado, en una de las primeras audiencias, cuando el imputado era representado por la Defensoría Pública.
Diana Rojas, una estudiante de abogacía de 25 años oriunda de Entre Ríos, fue asesinada de seis puñaladas el 17 de mayo pasado, y el taxista Dante Donnini está detenido acusado del crimen.

Fallo y apelación

El juez Orlando decidió, días atrás, elevar la causa a juicio oral y público contra el taxista, a quien los fiscales y la querella acusan con delitos previsto con prisión perpetua. Entre los elementos de prueba, se basan en las muestras de ADN halladas bajo las uñas de la víctima y en su ropa, el celular de Diana en poder del taxista, las huellas en el lugar del crimen, la rejilla con semen y las lesiones que presentaba el acusado, entre otras.
En la audiencia, la defensa de Donnini no objetó las pruebas sino que pidió que el taxista espere el juicio en libertad, argumentando que no se iba a fugar. La resolución de Orlando fue negativa a su petición, por lo cual Castro y Del Mármol la apelaron y piden que sean otros dos jueces quienes la revisen.

Dura acusación

Donnini, detenido pocos días después de ocurrido el crimen de la joven entrerriana de 25 años a unos kilómetros del casco urbano de la ciudad, está acusado de “femicidio” y “homicidio criminis causae”. Ambos delitos están previstos con prisión perpetua. La causa está a cargo de los fiscales Daniel Báez y Jorge Bugueño, junto al querellante de la familia, Carlos Villada.
El chofer tenía rasguños en sus brazos y cara, además de la presencia de ADN suyo en las uñas, pelo y ropa de la joven asesinada. También había un trapo con semen en una rejilla hallada en el lugar, y una soga que tenía ADN de la víctima y del taxista. Según el médico forense, Diana intentó defenderse de un intento de agresión.
En una audiencia anterior, los abogados Carlos del Mármol y Gustavo Castro no se opusieron a la elevación a juicio, pero pidieron que su patrocinado aguardara el proceso en libertad o bajo arresto domiciliario, lo cual finalmente fue negado.