El pasado martes, el juez de la causa que investiga el homicidio de Diana Rojas, doctor Marcelo Orlando, resolvió elevar a juicio oral y público a Dante Donnini, único imputado por el crimen de la joven, que tuvo lugar a mediados de mayo del año pasado.
La estudiante de Derecho, oriunda de Entre Ríos, que cursaba la carrera en la Universidad Nacional de la Patagonia y residía en la zona sur de la ciudad, habría arribado al taxi conducido por el acusado, para ir a retirar una suma de dinero que le habían depositado familiares, para luego encontrarse con que el chofer modificó el recorrido y condujo hacia un descampado lindero con la Ruta Provincial 1; ello, de acuerdo a la hipótesis sobre la cual se basa la acusación de la Fiscalía, que calificó el hecho como “homicidio criminis causae, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa, en concurso ideal con robo, todo ello en concurso ideal con homicidio agravado por ensañamiento, en carácter de autor, previsto y reprimido por los artículos 42, 45, 54, 55, 80 incisos 2 y 7, 119 tercer párrafo, y 164 del Código Penal”.

Contacto y arribo

Sobre el hecho, ocurrido el 17 de mayo del año pasado, la versión de la Fiscalía sostiene que “siendo las 10:15 horas aproximadamente, en circunstancias en que Diana Verónica Rojas se encontraba en su domicilio sito en la calle Libertad al 300, de esta ciudad, recibe un mensaje a su teléfono celular LG color blanco, mediante la aplicación WhatsApp, por parte de su hermana Adriana Rojas, quien vive en la localidad de Nogoyá, Entre Ríos, haciéndole saber que le había depositado dinero a través del Correo Argentino”.
Consecuentemente, “por tal motivo, Diana se pone de inmediato en contacto con una persona que trabaja en dicho organismo, a quien le solicita la confirmación de ese depósito, recibiendo a las 10:27 horas un mensaje de texto con repuesta afirmativa de que habían depositado la suma de 2 mil pesos; posteriormente, siendo las 10:32 horas, la víctima se comunica telefónicamente, estableciéndose que corresponde a la parada de taxis “Patagonia”, sita en la intersección de las calles Belgrano y Marcos A. Zar de esta ciudad”.

El móvil de crimen

Es por ello que, según la interpretación de los hechos por parte del MPF, “al domicilio de la misma concurre el taxi Interno 127, luego identificado como Chevrolet Corsa, el cual era conducido por Dante Donnini, el cual es abordado por Diana Rojas; es así que el imputado se desvía del camino indicado por la víctima y traslada a la misma por la Ruta Provincial 1, hacia el sur de la ciudad, con claras intenciones de abusar sexualmente de ella, y pasando el Barrio Solanas, a unos dos kilómetros aproximadamente, gira a la izquierda hacia un descampado que queda a unos 700 metros, a fin de cometer el hecho que se proponía”.
Sobre esta línea, “al no contar con el consentimiento expreso ni presunto de la víctima es que, con el vehículo estacionado, y fuera del mismo, Dante Donnini comienza a agredirla con la utilización de un arma blanca ante la férrea resistencia de aquella, y eyacula sobre una rejilla que se encontraba en el interior del taxi, arrojándola luego en el lugar; la víctima, ante el estado de desesperación, utiliza sus manos para poder defenderse del ataque de su agresor, provocando rasguños en la cara y antebrazo de Donnini, quien en un momento dado intentó maniatarla con una cuerda elástica de 90 centímetros aproximadamente, efectuándole distintos cortes con el arma en los dedos, antebrazo, cabeza, cuello, hombro y cara”.

La persecución

El fallo continúa: “siendo que corría peligro su vida, la victima logra zafarse de su agresor y comienza a correr, haciéndolo por unos quinientos metros aproximadamente, en dirección a la Ruta Provincial 1, siendo alcanzada por su agresor, quien la toma desde atrás sobre una gargantilla que ella llevaba puesta y le asesta al menos tres puñaladas, una a la altura del cuello, otra en la zona de la tráquea y otra penetrante a la altura del sexto espacio intercostal; lo que sumado a los que determina el protocolo de autopsia, la víctima presentaba otras lesiones de arma blanca en distintas partes del cuerpo, que si bien no eran mortales, le produjeron a aquella un sufrimiento innecesario”.
Producto de las múltiples lesiones de arma blanca recibidas, “la victima padeció un shock hipovolémico agudo, provocando el imputado su muerte por no haber logrado el fin propuesto”.

La venta del teléfono

“Es así, que Dante Donnini, luego de la violencia desplegada, arrastra el cuerpo que yacía sobre una huella existente en el lugar por aproximadamente un metro, de manera perpendicular a ella, y con motivo de lograr su impunidad, se apodera del teléfono celular marca LG, color blanco, perteneciente a la víctima, de su DNI y su billetera, abandonando el lugar a bordo del taxi mencionado a alta velocidad por la Ruta Provincial 1, en dirección al casco urbano de la ciudad”, sostiene la versión del Ministerio Público Fiscal, agregando que “el mismo día, luego de haber consumado el robo y la muerte, (Donnini) vende aproximadamente a las 13 horas el celular aludido a la persona (xxx xxx), quien entrevistado que fuera, manifestó que al teléfono se lo vendió la persona de Donnini el día 17 de mayo por la suma de 2 mil pesos, en dos cuotas de 1.000 pesos, habiéndole abonado la primera; el día 19 de mayo de 2016, siendo las 23:00 horas, previa autorización judicial, se produjo el secuestro del celular aludido”.

Qué dice la querella

Según los hechos, interpretados por el abogado que patrocina a la familia de Diana Rojas, Carlos María Villada, tras desviar el curso del viaje “el imputado, con la evidente intención de someter a Diana Rojas a su voluntad y a sus deseos, en tanto la víctima era una mujer, desviando el camino indicado por la pasajera, la trasladó por la Ruta Provincial 1 hacia el sur de la ciudad, pasando el barrio Solanas y PAT.E.P, a unos dos kilómetros aproximadamente de la culminación del asfalto de la ruta, giró a la izquierda hacia el sentido cardinal Este, hacia un descampado que queda a unos 700 metros de la ruta, aproximadamente, con el objeto continuar el sometimiento de la víctima y de desapoderarla de sus bienes”.
Además, agrega que “Donnini, quién no contaba con el consentimiento de Rojas, luego de estacionar el rodado en la zona y hacer bajar del auto a su víctima y ante la resistencia de ésta al ataque de su agresor, la agredió con un arma blanca, primero en la región anterior izquierda del tórax; la víctima intentó defenderse con sus manos, provocando rasguños en la cara y el antebrazo del victimario, quién pretendió someterla, sujetándola parcialmente con una soga tipo elástica de color negra, circunstancia en la que le profirió múltiples heridas de arma blanca en el cuerpo de Rojas, quien recibió heridas en sus dedos, cabeza, cara, antebrazo y cuello; Diana Rojas, intentó salvar su vida y escaparse del agresor, perdiendo en el intento parte de las extensiones de pelo que poseía en su cabeza que eran sujetadas por Donnini, corriendo en dirección a la Ruta 1, lo que hizo por espacio de unos quinientos metros aproximadamente, siendo alcanzada por Donnini, quién la tomó desde atrás, asiéndola de una gargantilla que llevaba puesta y le asestó tres puñaladas, una a la altura del cuello, otra en la zona de la tráquea y otra penetrante a la altura del sexto espacio intercostal”.
Por su parte, la querella acusó por el delito de “homicidio agravado por la violencia de género (femicidio) conforme las mandas de los artículos 4, 5 inciso 1, y concordantes de la Ley 26.485, en concurso ideal con homicidio calificado por la alevosía y ensañamiento, también en concurso real con homicidio criminis causae”.