Un grupo de padres de alumnos de las escuelas 528, 526, 524, 520 y 526 de Puerto Madryn, se presentaron ante la Defensoría Civil para evaluar la presentación de un recurso de amparo, en el marco de una situación que calificaron como “angustiante”, debido a que se intentaría trasladar alumnos de otras instituciones a las anteriormente mencionadas, que son de dedicación especial.
Días atrás, el ministro de Educación, Gustavo Castán, había manifestado en declaraciones radiales que “tuvimos una reunión con los padres de los alumnos de la escuela 528 y accedimos a la mejora de la oferta académica con la incorporación de profesionales, la oferta fue sumar dos aulas más para el turno tarde”.
Sin embargo, dicha solución no habría contentado a los padres, quienes aseguraron que al sumar dichos espacios adicionales, “donde los chicos tendrán que compartir espacio con gente adulta” del Centro de Formación Profesional.

“Donde no entraban 5 chicos quieren poner 20”

Una de las madres que presentó el amparo, de nombre Lorena, mencionó que “somos mamás y papás de la Escuela 228 y estamos muy angustiados por la situación vivida el lunes, donde se nos trató muy mal” y relató que “fuimos al Ministerio de Educación, convocados por el Ministro, y la realidad es que, más que respuestas, nos dieron más problemas y más angustia”.
Sobre esta línea, otra de las madres, Laura, precisó que “lo que se decidió es no trasladar (los alumnos de) las escuelas, en lo cual estamos totalmente de acuerdo, pero nosotros seguimos en el mismo espacio y, encima, ahora sí nos van a dar la copa de leche, traductores y donde no entraban 5, quieren poner 20 chicos; lo que el Ministro dijo (por Gustavo Castán) es que, hoy por hoy, tendríamos que seguir en el establecimiento, no se usaría el (aula) contenedor y nos darían dos aulas más del edificio de al lado, donde los chicos tendrán que compartir espacio con gente adulta”, en relación al Centro de Formación Profesional.

“No vamos a llevarlos así a clases”

“El espacio sigue siendo sumamente reducido y, en esas condiciones, no vamos a mandar a los chicos”, anticipó Lorena, agregando que “hemos decidido, entre todos los papás, no llevarlos así, necesitamos un edificio, y tampoco tienen gimnasio, por lo que el ministro se comprometió a buscar uno en la escuela contigua, que sería la Escuela 750, para que nuestros hijos hagan educación física”.
En otro orden, Laura sostuvo que “quieren integrar chicos para reducir la matrícula y, obviamente, al integrar 12 chicos, la misma se reduce de 95 a menos” y recordó que “esto viene pasando desde hace tiempo, pero ahora los papás nos unimos y tomamos fuerza; fuimos convocados a una reunión el lunes 6 de marzo, donde nos conocimos los padres que ingresábamos y los que ya estaban, y hay que recordar que, el año pasado, los chicos, que son chicos con capacidades especiales, estaban teniendo clases en un contenedor”.

“Pedimos a la comunidad que nos ayude”

Lorena sostuvo que “estamos muy angustiados porque no tenemos otra opción, no podemos mandarlos a otra escuela, entonces, la angustia es tremenda y no vemos soluciones”, a la vez que ratificó que “no vamos mandarlos de ninguna manera” y lamentó que “sino, seguirían en el mismo lugar donde estaban, hacinados uno arriba del otro, y encima ahora van a poner más gente, algo que no tiene sentido, sumando a ello que los recreos son en pasillos más chicos aún”.
Además, los padres adelantaron que trasladarán el reclamo al Concejo Deliberante y convocaron “a la comunidad, que por favor nos ayude, porque estamos solos”, agregando que “estuvimos recientemente conversando en la Defensoría Civil de Puerto Madryn, haremos un recurso de amparo y la idea es ir a la Justicia y llevar a cabo el reclamo correspondiente”.

Solución a largo plazo

Una de las madres expresó que “sabemos que esta solución va a ser a largo plazo, ya nos explicaron, pero hay gente que tenía que cumplir una función determinada, que está en un cargo determinado, y no lo está haciendo”, a la vez que criticó la propuesta oficial de agregar dos aulas más: “De hecho, suponemos que ha sido una jugada estratégica para dividir, para que algunos papás de las escuelas 520 y 524 se quedaran tranquilos porque sus hijos quedaban en el mismo lugar, mientras nosotros seguimos con el mismo tema”.
Por otro lado, hizo hincapié en que “hay 14 chicos en cada aula, cuando en realidad no puede haber más de 5 como máximo, son chicos especiales, con diferentes capacidades, lo cual requiere cierta atención, y esa cifra es una barbaridad” y recordó que las clases “no han arrancado, y no es por un capricho nuestro, porque nuestros hijos están llorando en casa porque quieren ir a clases”.
También, criticó lo dialogado con el ministro de Educación del Chubut durante la reunión del lunes y sostuvo que “nos dijo que estaba en nuestras manos mandar a los chicos a clases o no” y concluyó que “le pedimos a la comunidad, que nos ha acompañado en este reclamo, que nos siga acompañando; hemos juntado alrededor de 2 mil firmas, porque en un primer momento, en total desconocimiento de qué instituciones son posibles para que nuestros hijos concurran, pensamos en el Centro de Encuentro, que está próximo a inaugurarse, pero desde el Ministerio de Educación se nos planteó que no tenían injerencia en eso, y la realidad es que era un planteo nuestro desde el desconocimiento; lo que necesitamos es urgente una institución para que nuestros hijos concurran”.