Primero fue Apple que defendió la privacidad de sus usuarios y se negó a desbloquear el iPhone de Syed Farook, autor de los homicidios en San Bernardino (California) el pasado mes de diciembre.

Ahora la otra gran tecnológica de Estados Unidos, Facebook, a través de su compañía Whatsapp se opone a ofrecer los datos de las conversaciones a las autoridades británicas tras el ataque terrorista del pasado miércoles.

“Es totalmente inaceptable, no debería haber lugar en el que los terroristas puedan esconderse. Tenemos que estar seguros de que organizaciones como WhatsApp, y hay muchas otras como esa, no faciliten un lugar secreto para que los terroristas se comuniquen entre ellos”, señaló la pasada semana la ministra británica de Interior, Amber Rudd.

En declaraciones a la británica BBC, la ministra Rudd defendió que las agencias de inteligencia tengan acceso a plataformas como Whatsapp en casos de terrorismo. Desde 2016, la app de mensajería instantánea de Facebook introdujo el cifrado “end to end” en todas sus comunicaciones con el objetivo de aumentar la seguridad y privacidad de los usuarios.
A través de este sistema de seguridad, las conversaciones están protegidas de principio a fin y se impide la interceptación de los mensajes. Las autoridades públicas y servicios de inteligencia estatales abogan por la creación de las llamadas segundas puertas de entrada para facilitar las investigaciones.

A finales de 2016, Google, Twitter y Facebook se pronunciaron a favor de Apple en su batalla frente al FBI. Finalmente, la policía federal estadounidense consiguió acceder al iPhone 5C de Farook, pero el debate vuelve al primer plano después de que las autoridades británicas afirmasen la pasada semana de que Masood usó Whatsapp antes de atropellar a los peatones que cruzaban el puente de Westminster.

Según un informe del Pew Research de Estados Unidos durante el litigio entre el gigante de Cupertino y el FBI, el 51% de los estadounidenses cree que Apple debería desbloquear el iPhone para facilitar la investigación de la policía federal. Solo el 38% de los encuestados se posicionó a favor de Apple. El debate de la privacidad sigue abierto.