La última encuesta de Rouvier y Asociados confirmó que la estrategia de Cambiemos de polarizar contra Cristina Kirchner como eje del debate de cara a las elecciones legislativas -que quedó bien definida por Marcos Peña durante su primer informe de gestión del año en Diputados- finalmente le resultará funcional al gobierno de Mauricio Macri.
La medición de marzo de Rouvier muestra que, en el escenario electoral provincial, las dos agrupaciones políticas más elegidas para la próxima elección son el FpV (que incluye al PJ) y Cambiemos. El FpV está levemente por encima, pero ambas se encuentran cabeza a cabeza, casi en el 30%.
En ese empate técnico, la tercera fuerza -el Frente Renovador- bajó unos 10 puntos. En este sentido, Sergio Massa está por encima de su alianza pero no logra romper el aparente rumbo de polarización que va tomando la elección, ya que su fórmula junto con Margarita Stolbizer descendió desde la última medición y se ubica en 21,7%.

“Hay que replegar”

En esa línea se leen las declaraciones de Axel Kicillof, quien sugirió esta semana que Cristina no debe ser candidata este año y blanqueó así la interna dentro de La Cámpora en torno a la postulación de la ex Presidenta. Es que un grupo sostiene que sería funcional a los intereses de Macri -como prueba esta encuesta- mientras otro sector insiste en que encabece la boleta, por eso salieron a cruzar feo al diputado por sus declaraciones.
Según Rouvier, respecto a la intención de voto por candidatos, la combinación de Cristina Kirchner para senadora con Scioli primer candidato a diputado, lidera las preferencias con cerca del 33% de menciones. Dicha fórmula aparece seguida por la que integran Elisa Carrió y Facundo Manes que se ubica muy cerca con el 28,4%.
En el segundo escenario, en caso de que Cristina no se presente y la fórmula del FpV sea compuesta por Florencio Randazzo Senador y Julián Domínguez Diputado, la oferta pierde algunos puntos de porcentaje, y permite un empate técnico con la oferta de Cambiemos.
La encuesta también mide la imagen de los dirigentes medidos como candidatos a senadores. En ese sentido se destaca la buena calificación que obtiene Randazzo; segunda se ubica Carrió, mientras que Cristina tiene una alta imagen negativa y la más baja de las positivas.

Pj: Fuerte vacío de los gobernadores

Para colmo, el desparramo que sigue mostrando el PJ no ayuda y no aparece figura tras la que se puedan enrolar todos los pedazos partidarios. De ahí que recurrentemente sea Cristina la única que aparece como líder absoluta, pero con todo lo que eso significa en términos de imagen negativa que le llevó a perder la Presidencia al FPV en 2015.
Esta emana José Luis Gioja reunió al Partido Justicialista pero dicen que pasó un papelón, porque el único gobernador presente fue el formoseño Gildo Insfrán, no hubo referentes de La Cámpora y la única figura fuerte fue Daniel Scioli.
“No vinieron porque los presionó (el ministro del Interior Rogelio) Frigerio”, gritó Insfrán, molesto por el faltazo de sus pares. Sólo lo acompañó la catamarqueña Lucía Corpacci. Esperaban a Juan Manzur (Tucumán), Roxana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Manuel Urtubey (Salta) y tampoco el sanjuanino Sergio Uñac, que se supone responde a Gioja.
La reunión fue todavía más deslucida ante la ausencia de referentes del kirchnerismo, sobre todo luego de conocerse escuchas privadas de Cristina Kirchner en las que definía al PJ como “una bandita”.
En el documento que se elaboró se criticó a Macri por “no encontrar el rumbo” y que el partido nunca interrumpió gobiernos democráticos, ante las acusaciones de desestabilización surgidas tras la marcha del 24 de marzo, cuando el núcleo duro del kirchnerismo atacó al gobierno de Macri y reivindicó la lucha armada de los 70.
También se convocó a un Congreso nacional del partido para junio, antes de definirse las listas legislativas que de todos modos serán provinciales.
“Cada distrito traza su estrategia, pero la recomendación es que el justicialismo sea cabeza de frentes electorales”, dijo Gioja. “Somos más que optimistas, la unidad no significa uniformidad sino cobertura para todos”, se entusiasmó.
En ese marco, Scioli se mostró más resbaladizo que nunca y se desentendió de una candidatura de Cristina Kirchner. “Será la participación popular la que defina” las postulaciones para octubre, dijo.
El titular del PJ Bonaerense, Fernando Espinoza, planteó que si bien el justicialismo puede “ir a una gran primaria o con un frente a la elección general”, pero que “la unidad está garantizada” y Cristina puede competir porque “lidera ampliamente las encuestas”.

El frontón es Cristina

“Al Gobierno le resulta muy funcional que esta elección se discuta en términos de si gana Cristina o pierde Cristina. ¿Este es un plebiscito a Cristina Kirchner en 2017? Si Cristina terminó de gobernar con un millón o medio millón en la plaza y se fue… Estamos plebiscitando a Macri”, planteó Kicillof.
Otro que tiene una postura similar a la de Kicillof es Juan Cabandie. De todos modos, en ese grupo reconocen que el 90 por ciento de la agrupación quiere que Cristina sea candidata para que arrastre detrás de ella a un número importante de diputados nacionales y provinciales.
Desde este grupo, que integran entre otros los diputados Andrés “Cuervo” Larroque y Mayra Mendoza, lo habrían cruzado feo a Kicillof y lo compararon con algunos dirigentes del PJ que plantearon lo mismo, como Fernando “Chino” Navarro, y que los camporistas consideran traidores. Incluso, hubo algunos comentarios ofensivos en Twitter de la militancia, pero los mandaron a acallar para evitar que el conflicto estalle.
Los dichos de Axel generaron turbulencias internas porque se sabe que tiene línea directa con Cristina desde los tiempos de ministro. Kicillof es acaso el único dirigente que no tiene que pasar por el filtro de Máximo o Parrilli para hablar con la ex presidenta, como el resto del PJ. Es por eso que algunos temen que haya escuchado algo antes de hacer esas declaraciones.
La idea de que una candidatura de Cristina es funcional a la estrategia de polarización del Gobierno también fue planteada por otros actores del peronismo, como Juan Manuel Urtubey, quien insistió este mismo lunes con esa postura y selió a decir que si Cristina se presenta como candidata en las próximas elecciones sería “el mejor negocio por parte del Gobierno”.
También lo planteó el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis: “me parece que la candidatura de Cristina la pone a ella en el objeto de la campaña electoral, y nosotros necesitamos que en el centro de la campaña electoral esté Macri, no queremos caer en la trampa del Gobierno de discutir pasado y futuro, queremos discutir el presente”.
El mismo dilema se está produciendo en Chubut, donde el intendente de Comodoro, portador de votos constantes y sonantes y en ese marco abanderado de lo que quedó de FpV-PJ-Buzzismo, licuó de un plumazo este mes las posibilidades de orejar las cartas al adherir en persona y ser el primero en proclamar la candidatura de Cristina. Un paso que dio lugar a apariciones de otras líneas que se dicen PJ `alternativas´ y que pretenden correrse de la polarización que a nivel nacional, ya le estaría dando pura ganancia a Cambiemos. Habrá que ver…

Fuentes: RR&A, GS,LPO,NA.