Alrededor de las 8 de la mañana del jueves, tuvo lugar la audiencia previa al juicio contra el taxista Dante Donnini, sindicado como presunto autor del homicidio de la estudiante de Derecho oriunda de Entre Ríos, Diana Rojas, ocurrido el 17 de mayo del año pasado.
Concurrieron a los Tribunales de Puerto Madryn los fiscales Jorge Bugueño y Daniel Báez, en representación del Ministerio Público Fiscal, así como también el abogado que patrocina a la familia de la víctima, Carlos María Villada; por parte del acusado, asistieron los defensores Carlos Del Mármol y Gustavo Castro, quienes no realizaron objeciones a la prueba presentada por la parte acusadora.
Por su parte, la Fiscalía solicitó la continuidad de la prisión preventiva para el chofer, quien hasta entonces permanecía alojado en el Centro Penitenciario Provincial, ubicado a la vera de la Ruta Nacional 3, entre las localidades de Trelew y Madryn.
Sobre este punto, la defensa, en persona de Del Mármol, se opuso al pedido de los fiscales y pidió la libertad, o bien, en su defecto, el beneficio del arresto domiciliario para Donnini; sin embargo, concluida la audiencia, el juez de la causa, doctor Marcelo Orlando, deberá resolver en el término de tres días si la misma será elevada a juicio, así como también si se prolonga la prisión preventiva del imputado.
La fiscalía acusa por “homicidio criminis causae” y la querella por “femicidio”, ambas calificaciones previstas con prisión perpetua en caso que el acusado sea encontrado culpable. También la querella acusó en forma subsidiaria como “homicidio en ocasión de robo”. Los fiscales repasaron todos los indicios que pesan sobre Donnini en base a su conducta, los testimonios y las múltiples pruebas de ADN que consideraron contundentes para que el taxista vaya a juicio oral. “El ADN no es la única prueba -dijo el fiscal-. Donnini tenía lesiones en la cara y los brazos. Diana trató de defenderse del intento de agresión sexual”.

“Le asestó al menos tres puñaladas”

Diana Verónica Rojas, de 25 años, fue asesinada el pasado 17 de mayo y su cuerpo fue encontrado por dos ocasionales ciclistas, que circulaban cerca de un descampado cercano a la Ruta Provincial 1.
La autopsia determinó que su muerte se produjo por múltiples heridas de arma blanca; esa mañana, la joven había tomado un taxi para dirigirse al Correo a retirar un depósito y fue a buscarla el Móvil 127, conducido por Dante Donnini.
Según la acusación, el taxista modificó su recorrido e intentó abusar de la joven. “Al no contar con el consentimiento de la víctima es que, con el vehículo estacionado, y fuera del mismo, Dante Donnini comenzó a agredirla, con la utilización de un arma blanca, ante la férrea resistencia de aquella”, sostienen los fiscales.
“La víctima, ante el estado de desesperación, utilizó sus manos para poder defenderse del ataque de su agresor provocando rasguños en la cara y antebrazo de Donnini, quien en un momento dado intentó maniatarla con una cuerda elástica de 90 centímetros aproximadamente, efectuándole distintos cortes con el arma en los dedos, antebrazo, cabeza, cuello, hombro y cara”, agregaba el escrito de acusación que presentaron los fiscales.
Diana Rojas intentó escapar. “La victima logró zafarse de su agresor y comenzó a correr, siendo alcanzada por su agresor, quien la tomó desde atrás, sobre una gargantilla que ella llevaba puesta, y le asestó al menos tres puñaladas”. Producto de las múltiples lesiones de arma blanca recibidas, Diana Rojas falleció por un shock hipovolémico agudo, según arrojó la autopsia, llevada a cabo por el Cuerpo Médico Forense.
Donnini, según la versión de la acusación, arrastró el cuerpo y se apoderó del teléfono de la víctima, de su DNI y su billetera y el mismo día, vendió el celular a un compañero de la parada de taxi, esto último confirmado por el acusado.
El informe de lesiones elaborado por el médico forense con respecto a Donnini quien presentaba lesiones “compatibles con presión enérgica e impronta ungueal y rasguños humanos”.

Cruces entre la defensa y la querella

La audiencia duró poco menos de una hora. La defensa, a cargo de los abogados Carlos del Mármol y Gustavo Castro, no se opuso a la presentación de la prueba que realizó la fiscalía y la querella. “La calificación legal la vamos a discutir, oportunamente, así como la probabilidad de autoría de nuestro defendido”, indicó Del Mármol. Pero le pidió al juez Orlando que libere a Donnini por entender que no existían los peligros procesales de que se fugue, mientras la Fiscalía y la querella defendieron las pruebas contra el acusado y pidieron que vaya a juicio por el homicidio de Diana Rojas.
La Fiscalía y la querella defendieron las pruebas contra el taxista y solicitaron que vaya a juicio por el crimen de la estudiante de 25 años.
“La única manera de aventar los peligros procesales de fuga o entorpecimiento es que Donnini siga detenido”, pidieron los fiscales. “En su declaración, Donnini dio precisiones de por qué cada una de las pruebas” afirmó Del Mármol y sostuvo que “nunca se intentó fugar de los centros de detención”.
Báez replicó que “Donnini dio en el curso del proceso dos versiones del hecho. De aquella primera postura donde dijo que “sólo era culpable de quedarse con un celular que no era él”. Luego, con el resultado de las pericias de ADN, reconoció haber tenido contacto con la víctima dando una versión inverosímil”.
También, los argumentos de la defensa tuvieron su respuesta por parte de la querella: “Me parece loable la actividad de la defensa y se lo difícil que resulta pero el planteo formulado realmente no tiene asidero”, sostuvo Villada y agregó que “había ADN de Donnini en las uñas de la víctima, en la cartera y las extensiones, halladas en el lugar del hecho, en una cuerda elástica y en un trapo rejilla donde también había semen”.

Las pruebas que lo comprometen

Los fiscales también presentaron seis análisis de ADN, realizados por el departamento de genética del Centro Científico Tecnológico Conicet – Cenpat; específicamente, hay presencia de ADN de Donnini en las uñas, en la cartera, el chaleco y las extensiones utilizadas por la víctima, y halladas en el lugar del hecho.
También, en un trapo rejilla secuestrado en el lugar había líquido seminal del imputado, y en una cuerda elástica hallada en el lugar del hecho, existe un perfil de ADN compatible con una mezcla de ADN procedente de la víctima y de Donnini.
“Por todo lo expuesto es que consideramos que existen elementos suficientes para elevar el presente caso a juicio oral y público”, explicaron.
La acusación es por “homicidio criminis causae, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa, en concurso ideal con robo, todo ello concursado idealmente con homicidio agravado por ensañamiento”, y la pena prevista para este delito es la de prisión perpetua.
Por su parte, el abogado querellante acusa por “femicidio”, un delito que también está previsto con una pena de prisión perpetua en caso de ser encontrado culpable.

“Los próximos tres días”

Consecuentemente, el juez Marcelo Orlando deberá definir si la causa va a juicio oral y público dentro del plazo legal de tres días. La resolución se notificará vía correo electrónico a las partes y, en caso de ser afirmativa, la Oficina Judicial deberá definir la integración del Tribunal de juicio, así como también la fecha del debate.
“Estamos en una etapa intermedia del proceso. Voy a hacer uso del plazo legal de tres días; dada la importancia de este proceso en virtud de las acusaciones presentadas, corresponde tomar el plazo para analizarlo oportunamente”, sostuvo el magistrado.
Amigos de Diana Rojas estuvieron presentes en la audiencia, y el miércoles, en el Día Internacional de la Mujer, hubo un homenaje en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco a la joven asesinada, quien cursaba sus estudios de abogacía en la sede, donde se descubrió una placa homenaje.