El Informe de Coyuntura económica difundido por la Subsecretaría de Pesca de la Nación muestra un fuerte aumento de las capturas gracias a un excelente inicio de la temporada de calamar, que en dos primeros meses se colocó 700% por encima de lo declarado el año pasado. El langostino fue otra de las especies que contribuyó al aumento de los desembarques mientras que la merluza hubbsi disminuyó sus capturas. Las exportaciones en el mes de enero fueron menores a las de enero de 2016; el informe muestra una baja tanto en toneladas como en recaudación y al analizar por especie se observa que la baja se ha dado en la mayoría de los recursos, pero al mismo tiempo se registró un aumento del precio promedio en varios de ellos.
El inicio de una buena temporada de calamar impacta fuertemente en los índices, dado que el crecimiento fue del 712% al compararlo con el año pasado; hasta el 28 de febrero se descargaron 34.311 toneladas, cuando en 2016 solo se habían declarado 4.221 toneladas. Si bien es el alza más importante, otras especies, como el langostino, aumentaron notoriamente sus capturas: las 27.145 toneladas declaradas implican un crecimiento del crustáceo del 61,2% al compararlo con el año pasado.
Otra especie sobre la que hubo mayor presión pesquera fue la raya. Las 3.807 toneladas descargadas implican un aumento del 39,8% y el abadejo, otra especie complicada, también aumentó sus capturas en un 24%. La merluza negra tuvo un incremento importante comparada con 2016: según los datos publicados creció en un 83,6% y la merluza austral un 50,3%.

Menos merluza

En el caso de la merluza hubbsi que es analizada por zona de pesca, revela un crecimiento en las capturas al norte del paralelo 41ºS del 650% con apenas 353 toneladas declaradas y en la Zona Común de Pesca del 4.976%, al pasar de 30 toneladas en 2016 a 1.570 en este año. El stock sur, en cambio, tuvo una baja del 25,6% al declarar 19.161 toneladas; y en el Golfo San Matías la caída fue del 97,4%.
En cuanto al comportamiento de la flota, el informe muestra un desempeño muy bueno de la flota costera, que pasó de 24.032 toneladas en 2016 a 35.192 toneladas en 2017. Más impactante es aún la comparación interanual de la flota potera tras una pésima temporada: a esta altura del año los poteros habían descargado solo 3.951 toneladas y ahora ostentan una descarga de 30.240 toneladas. Los congeladores también están pescando más que el año pasado e incluso que en 2015, con 12.724 toneladas declaradas. En caída los fresqueros por 2.000 toneladas respecto del año pasado y los de rada o ría que, comparados con 2015, bajaron el rendimiento a menos de la mitad con apenas 1.383 toneladas.

Mar del Plata sigue liderando

A partir del análisis por puerto puede verse cómo, gracias a los desembarques de calamar que supo captar, Mar del Plata volvió a ocupar el primer puesto: la estación marítima tuvo un volumen de descarga de 51.567, superando ampliamente las 16.000 toneladas de 2016. Rawson también mostró un mejor desempeño que el en año pasado con 25.611 toneladas mientras que Puerto Deseado y Ushuaia, en coincidencia también con la temporada de calamar, ocupan hoy el tercer y cuarto puesto con 8.477 y 6.067 toneladas respectivamente. Por detrás se encuentra Puerto Madryn con 5.791 toneladas y más abajo Comodoro Rivadavia, puerto en el que solo se han descargado 2.733 toneladas.

Exportaciones

Las ventas al exterior en el primer mes de 2017 tuvieron una caída de 13,8% en volumen y de 7,1% en dólares al compararlas con el año pasado. En total se exportaron 27.540 toneladas por 128.486.000 dólares.
Muestra el informe que de merluza hubbsi se exportaron 5.569 toneladas, 39,9% menos que el año pasado y gracias a un aumento del precio promedio de 12,2% la caída en ingresos fue menor, en el orden del 29,2%, recaudando 13.743.000 dólares. De langostino también se exportó menos, 13,5% en toneladas y 7,9% en dólares como consecuencia de un aumento del precio promedio del 6,5%; se vendieron 12.355 toneladas por 76.935.000 dólares.

Suba del calamar

En las exportaciones de calamar, enero todavía no mostró la mejora en los rendimientos. Se vendieron 207 toneladas por 443.000 dólares, lo cual implica una caída de 54,7% en volumen y 24,5% en divisas. Sí se observa un alto en el alza del precio: hasta diciembre de 2016 el precio había subido 86% y ahora se encuentra en el 66,4%.
La merluza de cola creció en ventas 101% en toneladas y 105% en dólares; las rayas cayeron en ventas 4,3% pero la recaudación creció 55% como consecuencia de un aumento del precio de 62%, lo que podría explicar el crecimiento en los desembarques en el mes de febrero. La merluza negra también tuvo un aumento del precio y a pesar de caer 51,5% en toneladas vendidas, la recaudación cayó 30,5%. El número total fue de 7.958 toneladas por 29.545.000 dólares; el precio subió 43,3%.

España, principal destino

El destino de las exportaciones tuvo a España como el principal mercado con 5.925 toneladas por 30.785.000 dólares; en segundo término, los Estados Unidos con 2.385 toneladas por 20.289.000 dólares y casi con el mismo volumen, China (2.286 toneladas) generó una menor recaudación, ingresando 11.136.000 dólares. Lo mismo ocurre con Brasil e Italia; en el primer caso se exportaron 2.701 toneladas por 7.051.000 dólares y en el segundo 1.206 toneladas por 7.014.000 dólares.
Las importaciones siguen mostrando una situación de crecimiento; en este primer mes del año el aumento fue de 12,4% en volumen y 27,7% en divisas, lo que equivale a 4.622 toneladas por 17.777.000 dólares. Las preparaciones y conservas de pescado tuvieron una mayor demanda de la Argentina en comparación con lo ocurrido en enero de 2016; el aumento fue de 19,6% en toneladas y 18,2% en dólares. (Fuente: Revista Puerto)