El gobierno de los Estados Unidos decidió extender la suspensión del ingreso de limones argentinos. La decisión fue comunicada oficialmente por el Departamento de Agricultura de ese país (USDA, por sus siglas en inglés) lo que despertó la preocupación de las autoridades argentinas.

Trump dispuso el 20 de enero, el día de su asunción, abrir un período de sesenta días para evaluar toda la normativa que había firmado su antecesor, Barack Obama, pero que todavía no regía, como en este punto, ya que la fecha de entrada en vigor del permiso iba a ser la del 23 de enero.

Calificadas fuentes del gobierno argentino manifestaron su “preocupación” ante las versiones sobre la posible extensión de la suspensión y comunicaron que se está haciendo un seguimiento “de la situación a través del Ministerio de Agroindustria y la Embajada Argentina en Washington”.