Durante los cuatro días del fin de semana largo de Carnaval, según el último informe de la Administradora, 13.139 visitantes disfrutaron de las playas y los paisajes del Área Natural Protegida Península Valdés, lo que significa un 20% más que el año pasado.

Origen

Según el control que lleva adelante el puesto El Desempeño, 9.288 visitantes provinieron de diferentes puntos de Chubut, 2.603 de otras provincias argentinas y 1.248 fueron extranjeros.
Impulsada por la temporada de cruceros, la categoría “extranjeros” aumentó un 140% respecto al mismo feriado de 2016. Los turistas de otros países llegaron principalmente de Estados Unidos: 23% y de Italia 14%. Tambíen arribó un 12% de cuidadanos franceses, un 12% de alemanes y un 5% de brasileros.
En estas mini vacaciones de cuatro días, además de los chubutenses, los turistas nacionales que disfrutaron de los atractivos del sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO llegaron desde provincia de Buenos Aires en un 55%; Santa Fe; Córdoba; Santa Cruz; Rio Negro y Mendoza.
Entre los lugares más elegidos, además de Puerto Pirámides y las playas Pardelas, Punta Gales, Larralde y Villarino, los visitantes recorrieron el Centro de Interpretación Carlos Ameghino que ofrece una completa muestra de flora y fauna autóctona, además de un esqueleto de ballena franca austral y un cráneo de orca.

Intenso operativo de limpieza

Durante el sábado de carnaval la Administración Península Valdés recolectó y compactó los residuos de los principales puntos turísticos. Posteriormente, una vez concluido el fin de semana largo, inició un intenso operativo de recolección de residuos para vaciar los volquetes instalados en las principales playas. El trabajo de limpieza se inició el miércoles 1 de marzo en Puerto Pirámides, continuó el jueves en Punta Pardelas y Punta Gales y el viernes en Villarino y Larralde.
Si bien desde la Administradora Península Valdés señalaron que se realizan de manera contínua la recolección y compactación de residuos en las principales playas, es importante que los turistas también colaboren con la gestión de los propios residuos que generan, utilizando los volquetes especialmente dispuestos y evitando tirar basura en lugares inapropiados.