El año que viene, SpaceX (Space Exploration Technologies), empresa norteamericana de transporte aeroespacial fundada en 2002 por Elon Musk, co-fundador de compañías como PayPal, Tesla Motors, SolarCity e Hyperloop, planea lanzar dos pasajeros en un viaje turístico alrededor de la Luna, usando una nave espacial en desarrollo para los astronautas de la NASA y un cohete pesado aún por estrenar.
El lanzamiento del primer vuelo turístico financiado con fondos privados más allá de la órbita de la Estación Espacial Internacional está tentativamente dirigido hacia fines de 2018, aseguró Musk en una conferencia telefónica.

Un negocio seguro

Si bien el empresario estadounidense se negó a identificar a los clientes o especificar cuánto pagarían para volar en la misión de una semana, aseguró que no es “nadie de Hollywood”. Al tiempo que adelantó que los dos posibles turistas espaciales, que se conocen, ya han hecho un depósito “sustancial” y se someterán a “una amplia formación antes de ir a la misión”.
“Creo que hay un mercado para uno o dos de estos por año”, dijo Musk, estimando que las tarifas turísticas espaciales cobradas por SpaceX podrían eventualmente contribuir del 10 al 20 por ciento de los ingresos de la compañía.
El plan de vuelo de la llamada “aventura lunar” es viajar entre 480.000 y 640.000 kilómetros de la Tierra hacia la Luna, antes de que la gravedad de la Tierra atraiga la nave espacial de vuelta a la atmósfera para un aterrizaje en paracaídas. Esa trayectoria sería similar a la de la misión Apolo 8 de la NASA de 1968.

El papel de la NASA

Por otra parte, Musk también expresó que si la NASA decide que quiere ser la primera en la línea de una misión lunar de sobrevuelo, la agencia espacial estadounidense tendría prioridad.
A instancias de la administración de Trump, la NASA está llevando a cabo un estudio para evaluar los riesgos de seguridad, los costos y los beneficios potenciales de dejar que los astronautas participen en el vuelo de prueba de su cohete espacial de lanzamiento espacial y cápsula Orion. Dicha misión, programada para lanzarse a finales de 2018, está actualmente planeada para ser no tripulada.
Por este motivo, Musk dijo que la expedición de la Luna, financiada privadamente, tendría lugar después de que su compañía con sede en California comience a enviar astronautas a la Estación Espacial Internacional para la Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio.
El propio cohete Falcon Pesado de SpaceX, que Musk quiere utilizar para la misión turística lunar está programado para hacer un vuelo de prueba de debut a finales de este año.
Musk, también director ejecutivo del fabricante de automóviles eléctrico Tesla, dijo que las misiones alrededor de la luna podrían proporcionar práctica para vuelos humanos eventuales a Marte, el objetivo a largo plazo de SpaceX.