El gobierno chino aseguró que el desarrollo de su país sustenta la creación de empleo en Estados Unidos, en respuesta a las críticas contra la potencia asiática vertidas por Trump.


El vocero del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, reprochó este miércoles a Trump sus declaraciones del martes por la noche ante el Congreso, donde manifestó que Estados Unidos perdió “60.000 fábricas desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001”.
“Desde que se unió a la OMC, China participó de manera activa en la cooperación económica e internacional, lo que impulsó no sólo el desarrollo exterior del país sino también el comercio global”, defendió Geng en rueda de prensa.

El portavoz aseguró que el papel de China fue “aclamado” en todo el mundo.

Respecto a la relación comercial con Estados Unidos, el funcionario chino aseguró que el desarrollo chino es beneficioso para Washington. Al respecto, citó un reciente informe de Oxford Economics y el Consejo Empresarial Estados Unidos-China, que concluía en que la inversión y el comercio chino sostuvieron 2,6 millones de trabajos en Estados Unidos en 2015.

Por su parte, el portavoz presidencial del Kremlin, Dmitry Peskov, restó toda importancia a la ausencia de menciones a Rusia en el discurso de Trump, quien, dijo “es presidente de los Estados Unidos y naturalmente atiende a los asuntos estadounidenses”, mientras que “Putin atiende los asuntos rusos”.

Japón, por su parte, se mostró complacido por el incremento del presupuesto militar estadounidense, aunque el secretario del jefe de gabinete, Yoshihide Suga, afirmó este miércoles que el país quedará a la expectativa de la cifra final.