Twitter no necesita que marques un favorito o que hagas ‘retuit’ para saber qué publicaciones te llaman la atención. Basta con que prestes más atención a un ‘tuit’ para que las publicaciones de ese perfil aparezcan primero y con más frecuencia en el ‘timeline’.

Mucho se ha hablado del algoritmo que Facebook emplea para mostrar a los usuarios de su red social las historias que serán de su interés, pero poco se ha explicado del algoritmo que puso en marcha Twitter en febrero de 2016 para ofrecer lo mismo, en base a la interacción del usuario y al tiempo que dedica a cada ‘tuit’.

El nuevo algoritmo busca que el usuario sea más activo en la red de ‘microblogging’, algo que parece que han conseguido, según ha explicado la compañía a Slate. El nuevo algoritmo hace que el usuario vea más ‘tuits’ de los perfiles con los que más interactúa así como los ‘tuits’ más populares de los perfiles que sigue.

En torno a este algoritmo, además, Twitter realiza constantemente diversos estudios sobre el comportamiento de sus usuarios ante pequeños cambios. Por ejemplo, han probado a introducir tuits de perfiles que el usuario no sigue o nuevas características que agrupaban ‘tuits’ en base a los ‘hashtag’.

Los resultados, tanto de los estudios como de la implementación del algoritmo, han mostrado, como explica la compañía, que los usuarios pasan más tiempo leyendo ‘tuits’, marcando favorito y ‘retuiteando’, pero también escribiendo ‘tuits’ ellos mismos.

El algoritmo introducido en 2016 dejó atrás el orden cronológico de los ‘tuits’ para mostrar en el ‘timeline’ aquellas publicaciones que resultaran de interés a los usuarios, una opción, sin embargo, que se puede desactivar.

Según explican en Slate, Twitter recoge información de cada ‘tuit’ reciente de los perfiles que el usuario sigue, y les otorga una puntuación, en base a los favoritos y ‘retuits’ así como la frecuencia con la que se ha interactuado con ese perfil o el tiempo que dedica a leer los ‘tuits’ de ese autor.

El algoritmo también tiene en cuenta el tiempo que el usuario pasa fuera de la red social, cuánta gente sigue y los hábitos individuales del usuario. También tiene en cuenta el tipo de archivos que se adjuntan en el ‘tuit’ (imagen, vídeo, enlace o ninguno) y el tipo de archivo que más atrae al usuario.

En conjunto, toda la información se traduce en los ‘tuits’ que aparecen en lo alto del ‘timeline’ desde la última vez que el usuario accedió a la red social. Es decir, los ‘tuits’ que más le pueden interesar, en orden cronológico inverso, para que no se pierdas nada.

Fuente: diariodeibiza