La Municipalidad de Rawson, a través de la Secretaría de Producción y Medio Ambiente, acordó con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) el desarrollo de capacitaciones para productores locales, con el objetivo de que “Rawson produzca, por lo menos, lo que consume”, dijo la titular del organismo municipal, Graciela Carrazza.
Las capacitaciones se acordaron en una reunión desarrollada en la Agencia de Extensión del INTA Trelew, donde además se conversó sobre la realización de trabajos para que los invernáculos instalados en el Vivero Municipal tengan un mejor aprovechamiento de la superficie, con cuidado del suelo y del agua.
También se estima que en poco tiempo más se podrá contar con una capacitación para producir plantas nativas que se puedan colocar en espacios públicos de Rawson.
“Estamos trabajando de manera muy intensa y, dentro de este trabajo, la semana pasada concretamos una reunión en la Agencia de Extensión del INTA Trelew, donde hablamos varios temas”, dijo Carrazza quien destacó “la muy buena predisposición del organismo para difundir y aplicar todos los conocimientos que posee, que son muchos, en respaldo de algunos de nuestros programas”.
En este contexto dio a conocer que se acordó con el INTA “el diseño de un programa que tendrá como objetivo apoyar y capacitar a un grupo de unos 20 productores para que puedan tomar las decisiones más adecuadas respecto al uso de su tierra. Es un avance importante en el objetivo final, a largo plazo, que se ha fijado esta Secretaría: que Rawson produzca, por lo menos, lo que consume”.
Carrazza explicó que desde la Municipalidad se consolidaron diez consorcios de canales comuneros y que “el próximo paso es la planificación agraria en cada uno de ellos. Por supuesto, esto tiene que hacerse en función del tipo de suelo para orientar la producción a la actividad agrícola que más convenga. Y si esa producción ya está definida, mejorar en todo lo que se pueda el ciclo de cultivo, desde la siembra hasta la cosecha”.

Buen uso del suelo y del agua
“La Municipalidad juega un rol muy importante en este sentido porque puede apoyar y promover este proceso de planificación orientado al cuidado del ambiente y, fundamentalmente, al buen uso del suelo y del agua”, definió la funcionaria.
Carrazza dejó en claro que “todo esto tiene que hacerse tomando como punto de partida la excelente experiencia acumulada del propio sector rural. Así es como venimos trabajando desde el inicio de esta gestión: en total coordinación con los interesados”.
Acerca de los plazos de las capacitaciones, Carrazza dijo que se prevé que comiencen en dos semanas más. “Algunas charlas van a ser en las propias chacras de los productores, en trabajo en terreno. Y no tienen ningún costo”, indicó.
“La mayoría de los productores es del área que está a ambos lados de la Ruta 7, donde ya logramos, con la ayuda de ellos, una organización en consorcios y de canales comuneros, por lo que es más sencillo seguir adelante. No descuidamos los sectores que están sobre la Ruta 25 pero allí vamos un poco más lento”, precisó.
Por otra parte, en la reunión también se avanzó en “un asesoramiento que nos permita potenciar y aprovechar el mayor espacio posible de la superficie que tienen los invernáculos ya instalados en el Vivero Municipal”, y el desarrollo de una capacitación “para producir plantas nativas que luego puedan ser utilizadas en distintos espacios públicos”, añadió.
El Vivero Municipal es un espacio que recuperó la intendenta Rossana Artero en su primera gestión. El lugar se encontraba en desuso y en estado de abandono y, como consecuencia de un intenso trabajo de la gestión municipal, se comenzó a desarrollar una producción que hoy tiene una importante función social. Además, el lugar se transformó en un lugar de referencia para buena parte de la comunidad que recibe periódicamente asesoramiento y capacitaciones.
Al respecto Carrazza explicó que en el Vivero se encuentran emplazados “tres invernáculos enormes, de 10 metros por 48. Allí se puede utilizar mucho mejor la tierra, el espacio, y en esta reunión que tuvimos acordamos que van a venir al Vivero a charlar con las personas que están trabajando allí, que lo hacen muy bien, para que también tengan los conocimientos necesarios para aprovechar la superficie de la mejor manera posible, pero siempre cuidando el suelo y el agua”.
En relación con la actividad actual del Vivero detalló que “se está produciendo mucho: ajo, habas, zanahoria, lechuga, zapallitos” y explicó que, como desde hace años, la producción se distribuye en el Complejo Casas Tuteladas, se orienta a familias de bajos recursos a través de la Secretaría de Familia y cuando así lo se requiere, se envía al Centro de Acción Familiar “Ruca Cumelén”. “Se está trabajando muy bien, pero queremos mejorarlo”, cerró Carrazza.