Se lo conoce como “Yes California” y existe desde hace cuatro años, pero se aceleró desde la llegada de Trump a la Casa Blanca y tiene un solo y ambicioso objetivo: impulsar la independencia de California de Estados Unidos.


Donald “Don” Sutton, miembro de la organización “Yes California”, conocida popularmente como “Calexit” por analogía al Brexit británico, explicó en una entrevista concedida a Télam que “California tuvo varios movimientos independentistas. Algunos, unos 10 años atrás, quisieron dividirlo en cinco estados, o sea que esto no es nada nuevo. No es un grupo que está enojado porque Trump ganó las elecciones”.
Y a la hora de fundamentar la iniciativa, el representante de habla hispana de la organización no dejó lugar a dudas: “California debe ser un país propio porque tenemos un sistema de valores diferente, somos la primera economía dentro de Estados Unidos, una nación dentro de una nación. Tenemos las posibilidades económicas, industria, recursos humanos, una población diversa y podemos subsistir con facilidad por nuestros propios medios”.

Existe una razón social -California está considerado como el Estado más progresista de la Unión- y otra netamente económica: son los que pagan más dinero al gobierno federal y ese dinero se usa para sustentar otros estados y sus comunidades.

Por cada dólar en impuestos que paga, California recibe sólo 78 centavos. O sea que pierden 22 centavos por dólar, que son entre 60.000 y 70.000 millones de dólares al año. “Tenemos los impuestos más altos del país porque el dinero que enviamos no vuelve, entonces debemos compensar eso”, sostuvo Sutton.

“Somos responsables del 15% del producto de Estados Unidos, pero sólo tenemos el 2% del voto”, agregó como para despejar dudas.

Los organizadores tienen ahora seis meses para juntar 600.000 firmas de votantes para realizar un plebiscito sobre independencia y luego otro medio año para verificar y validar los datos. Una vez que se haga la elección, si se aprueba, la iniciativa cambiará la Constitución de California y les permitirá separarse de Estados Unidos si optan por eso.


“En marzo del 2019 habrá una nueva iniciativa que será ‘Sí, nos queremos separar de Estados Unidos’, para establecer nuestro propio gobierno”, precisó el representante de Calexit.

Sutton se encarga de aclarar que de ningún modo son un movimiento “revolucionario” y que se trata de un proceso que se va a ir dando paso a paso. “Estamos haciéndolo sólo con medios diplomáticos”, precisó.

En ese punto, explicó, empieza el verdadero trabajo de separar California de Estados Unidos. “Esto no es algo que se hará en un par de meses, va a llevar años de trabajo. Le estamos otorgando a los californianos dos oportunidades para elegir este cambio: el primero para reformar la Constitución y tener la posibilidad de abandonar la Unión y el segundo para llevarlo a cabo”.
on Sutton, estadounidense casado con una mexicana, es un exitoso empresario, CEO de la empresa de bienes raíces The Block Real Estate International, y no duda en reconocer las coincidencias que existen con muchas compañías del fabuloso polo informático de Silicon Valley, aunque rechaza enfáticamente depender de esas potencias económicas para llevar adelante la iniciativa independentista (no secesionista para no remitir a la guerra civil estadounidense).

No duda en asegurar que la llegada de Trump “aceleró en un cien por ciento” la movida independentista y que están “disgustados” por la mala reputación a nivel global desde la llegada del multimillonario a la Casa Blanca.

Reconoce que si Hillary Clinton hubiese llegado a la Presidencia (en California arrasó), igual habría un fuerte interés de separarse del país, “probablemente no tan proclamado como ahora pero cobrando cada vez más fuerza porque el movimiento lleva ya un tiempo”.

“Lo interesante -explicó- es que el californiano medio, diría uno de cada 10 piensa que estamos locos; después hay 4 de 10 que quieren saber más sobre como funcionaría esto, conocer la logística; y finalmente 5 de 10 que directamente apoyan nuestra propuesta”.
Sutton descartó la idea de dividir California en varios estados y recuerda que eso fue propuesto hace 10 años por el millonario Tim Draper, quien pretendía 5 o 6 divisiones. “Pero no hubo más acercamientos entre él y nosotros. Este proyecto es para mantener a California unida como nación, al igual que está ahora”.
Donald “Don” Sutton, miembro de la organización “Yes California”, conocida popularmente como “Calexit” por analogía al Brexit británico, explicó en una entrevista concedida a Télam que “California tuvo varios movimientos independentistas. Algunos, unos 10 años atrás, quisieron dividirlo en cinco estados, o sea que esto no es nada nuevo. No es un grupo que está enojado porque Trump ganó las elecciones”.

Y a la hora de fundamentar la iniciativa, el representante de habla hispana de la organización no dejó lugar a dudas: “California debe ser un país propio porque tenemos un sistema de valores diferente, somos la primera economía dentro de Estados Unidos, una nación dentro de una nación. Tenemos las posibilidades económicas, industria, recursos humanos, una población diversa y podemos subsistir con facilidad por nuestros propios medios”.

Existe una razón social -California está considerado como el Estado más progresista de la Unión- y otra netamente económica: son los que pagan más dinero al gobierno federal y ese dinero se usa para sustentar otros estados y sus comunidades.

Por cada dólar en impuestos que paga, California recibe sólo 78 centavos. O sea que pierden 22 centavos por dólar, que son entre 60.000 y 70.000 millones de dólares al año. “Tenemos los impuestos más altos del país porque el dinero que enviamos no vuelve, entonces debemos compensar eso”, sostuvo Sutton.

“Somos responsables del 15% del producto de Estados Unidos, pero sólo tenemos el 2% del voto”, agregó como para despejar dudas.

Los organizadores tienen ahora seis meses para juntar 600.000 firmas de votantes para realizar un plebiscito sobre independencia y luego otro medio año para verificar y validar los datos. Una vez que se haga la elección, si se aprueba, la iniciativa cambiará la Constitución de California y les permitirá separarse de Estados Unidos si optan por eso.

“En marzo del 2019 habrá una nueva iniciativa que será ‘Sí, nos queremos separar de Estados Unidos’, para establecer nuestro propio gobierno”, precisó el representante de Calexit.

Sutton se encarga de aclarar que de ningún modo son un movimiento “revolucionario” y que se trata de un proceso que se va a ir dando paso a paso. “Estamos haciéndolo sólo con medios diplomáticos”, precisó.

En ese punto, explicó, empieza el verdadero trabajo de separar California de Estados Unidos. “Esto no es algo que se hará en un par de meses, va a llevar años de trabajo. Le estamos otorgando a los californianos dos oportunidades para elegir este cambio: el primero para reformar la Constitución y tener la posibilidad de abandonar la Unión y el segundo para llevarlo a cabo”.

Don Sutton, estadounidense casado con una mexicana, es un exitoso empresario, CEO de la empresa de bienes raíces The Block Real Estate International, y no duda en reconocer las coincidencias que existen con muchas compañías del fabuloso polo informático de Silicon Valley, aunque rechaza enfáticamente depender de esas potencias económicas para llevar adelante la iniciativa independentista (no secesionista para no remitir a la guerra civil estadounidense).

No duda en asegurar que la llegada de Trump “aceleró en un cien por ciento” la movida independentista y que están “disgustados” por la mala reputación a nivel global desde la llegada del multimillonario a la Casa Blanca.

Reconoce que si Hillary Clinton hubiese llegado a la Presidencia (en California arrasó), igual habría un fuerte interés de separarse del país, “probablemente no tan proclamado como ahora pero cobrando cada vez más fuerza porque el movimiento lleva ya un tiempo”.

“Lo interesante -explicó- es que el californiano medio, diría uno de cada 10 piensa que estamos locos; después hay 4 de 10 que quieren saber más sobre como funcionaría esto, conocer la logística; y finalmente 5 de 10 que directamente apoyan nuestra propuesta”.

Sutton descartó la idea de dividir California en varios estados y recuerda que eso fue propuesto hace 10 años por el millonario Tim Draper, quien pretendía 5 o 6 divisiones. “Pero no hubo más acercamientos entre él y nosotros. Este proyecto es para mantener a California unida como nación, al igual que está ahora”.

En la actualidad, Marcus Evans es el presidente del grupo Yes California Independence Campaing.

“El país -sostuvo Sutton- se va a llamar California, y sería estúpido cambiar a gran escala la estructura actual de gobierno porque costaría mucho, sería confuso y asustaría a todos. Planeamos mantener las bases y haremos cambios graduales para ir separándonos de los Estados Unidos”.

En cuanto a los cambios más notorios explicó que serían programas federales que California tiene para ofrecer. “Trabajar con la comunidad internacional, algunos servicios para la gente más necesitada, pero nada a gran escala”, dijo.

Y diplomáticamente el primer paso sería establecer diálogo con la ONU, la Unión Europea (UE) y los estados asiáticos para pedir el apoyo diplomático, no financiero. Queremos mostrarle a la comunidad internacional que somos serios y que queremos hacerlo de forma ordenada”, precisó.

Sutton dijo que los estados de Oregon y Washington también empezaron a pensar en movimientos independentistas, e incluso se barajó la idea de crear un único país en la Costa del Pacífico junto con California. “No me opongo a esa idea, pero hay un montón de cosas que aún no sabemos si conseguimos pasar las dos propuestas”, afirmó con tono conservador.

Finalmente, el representante del Calexit le explicó a Télam que el referéndum será vinculante y que el sistema de reforma constitucional de California permite cualquier tipo de cambio con el voto de los ciudadanos.

“No depende solamente de los políticos porque se trata de un movimiento puramente de la ciudadanía”, precisó finalmente.