La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) comunicó este miércoles que ordenó “como medida preventiva la suspensión y salida inmediata de las transmisiones del Canal de Noticias CNN en Español en el territorio nacional”. El detonante es una reciente investigación en la que un exfuncionario de la embajada de Venezuela en Irak denunciaba la venta ilegal de pasaportes del país sudamericano. También, se vinculaba al actual vicepresidente, Tareck El Aissami, con la entrega de documentos venezolanos a personas con vínculos terroristas.
Este miércoles, la canciller, Delcy Rodríguez, desmintió la veracidad del reportaje y habló de una “campaña de guerra” contra su país.
“Los dueños de la cadena de televisión CNN carecen de moral; el 6 de febrero salió a la luz un programa de televisión pretendiendo vincular al gobierno venezolano con el presunto tráfico de pasaportes. Queremos denunciar esta operación de una cadena al servicio de las agendas políticas de Estados Unidos”. Rodríguez vinculó la información con las recientes sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos contra el vicepresidente de Venezuela, El Aissami, acusado de narcotráfico.
Según la canciller, la investigación de CNN es parte de una “campaña” que pretende “desestabilizar a Venezuela”. El presidente, Nicolás Maduro, ya había dicho recientemente en televisión que quería tener a CNN “bien lejos de Venezuela”. Este miércoles, Maduro calificó a CNN como un “instrumento de guerra” con el objetivo de influir en la política hacia Venezuela del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Conatel aseguró en su comunicado que el contenido de CNN en Español atenta “contra la paz y la estabilidad democrática” del pueblo venezolano y “difama y distorsiona la verdad”.
Fuente: BBC Mundo