Un episodio entre vecinos casi termina en tragedia, ocurrió el pasado 9 de febrero, pero se conoció recién días más tarde. El hecho ocurrió en las inmediaciones de la zona oeste de la ciudad, donde una joven, de nombre Gimena, vio como uno de sus vecinos, menor de edad, golpeaba a su padre con una piedra en la cabeza, motivo por el cual salió en su defensa a perseguir al agresor; sin embargo, al encontrarse con el mismo, increparlo y agredirlo, recibió en represalia varios golpes con una botella de vidrio, de una bebida que el sujeto se encontraba consumiendo en el patio de una casa.
Los golpes le provocaron serias heridas y la víctima radicó la denuncia en la Seccional Cuarta y en la Fiscalía de Puerto Madryn.
“Decidí hacer la denuncia pública, porque tengo miedo por la vida de mi familia y por la mía”, lamentó la mujer.

Conflicto y enfrentamiento

En declaraciones a medios radiales, la damnificada precisó que debieron darle 45 puntos de sutura “en un brazo, en la espalda y en la cabeza” y que “este chico me amenazó de muerte y yo me quise defender, él tiene problemas con la droga y el alcohol, roba y golpea a chicas en la calle y esa es una de las cosas por las que yo lo quería denunciar”.
A su vez, sostuvo que “la agresión que me hizo a mí, la quiero hacer pasar como violencia de género” y, sobre el hecho en cuestión, relató que “él le quiso pegar a mi papá, de hecho le pegó, él tiene un corte en la cabeza y gracias a Dios no tuvieron que darle puntos”.
Sobre este punto, mencionó que “yo fui a defender a mi papá, y cuando lo hice este chico también se defendió; después de que solté el arma que tenía, que era un caño, él me cortó en la cabeza, el brazo y el hombro con una botella de ‘Dr. Lemon’ llena; ahora tengo los 45 puntos gracias a ello, y todavía me sigue amenazando”.
Además, alertó que “él ahora está al lado de mi casa, en estado de ebriedad y sigue amenazando, rompió vidrios en mi casa; yo no soy una persona alcohólica, pero él tira cerveza en mi ventana y en la ventana de mi baño, y así sigue”.

Denuncia negligencia

El joven sería un menor cuya familia “no quiere tener” manejo sobre él; “tiene una madre que también anda con problemas con la droga, y los sigue teniendo y los sostiene, y llevó a este hijo que tiene, de 16 años, y a una hija de 19, al mismo tema de la droga, de la cocaína”.
La mujer agredida planteó que “mi miedo es que esto pase a mayores, yo tengo una hija de dos años y medio, además de que mi papá es un hombre grande, de 62 años, y no encontramos solución a esto; ya he ido a denunciarlo (al joven) a la Comisaría Cuarta, a la Fiscalía, quise buscar respuestas en la Comisaría de la Mujer y no me dieron ninguna, fui a la Casa de la Mujer y me encontré con las puertas cerradas, y así sucesivamente, por eso decidí hacer la denuncia pública, porque tengo miedo por la vida de mi familia y por la mía”.

Golpeada y cortada

Según consta en la denuncia, que fuera realizada en la Comisaría Cuarta de la ciudad, alrededor de las 16 horas, “salgo de mi domicilio y me fui a comprar al kiosco que está frente a mi domicilio, llamado ‘Cata’ y veo del interior que ‘J. M.’ golpea con una roca en la cabeza a mi padre, a lo que rápidamente me dirijo a la calle con el fin de defenderlo, pero llegué tarde ya que ‘J.M.’ salió corriendo al verme”, además de que “igual vi que el pibe se quedó parado metros después de la intersección entre calles Alberdi y Moreno juntando piedras, las que después arrojó en contra mía, no logrando su objetivo”, según relató la denunciante.
Por otra parte, la víctima relató a las autoridades policiales que “posteriormente, me dirijo a mi casa a dar aviso de lo sucedido a mi hermano, a lo que ambos rápidamente nos dirigimos a perseguir a ‘J.M.’, pero cuando salíamos de nuestro domicilio, ya no lo vemos, motivo por el cual salimos en distintas direcciones en su búsqueda”.
Durante ese trayecto, según contó la mujer en su denuncia, “me dirijo hasta la casa de un amigo a informarle lo que estaba sucediendo con mi vecino”, para lo cual se dirigió al domicilio del mismo, ubicado en la intersección de las calles Cabrera y Santiago del Estero. En este contexto, “al llegar a esa casa, diviso a ‘J.M.’ sentado dentro del terreno de mi amigo, y estaba tomando una botella de ‘Dr. Lemon’” y, “en ese momento, motivada por la ira de lo que pasó, lo golpeo reiteradas veces con un caño, motivo por el cual el comenzó a golpearme con la botella de vidrio que tenía en la mano, provocándome heridas en la cabeza”, mencionó la mujer.