El sujeto que presuntamente asesinó a su amigo de tres puñaladas, Néstor Villalba, quedó detenido en prisión preventiva luego de que se entregara a las autoridades el pasado domingo por la noche, bajo recomendación de su madre de que compareciera ante la Justicia, y posteriormente fue imputado de “homicidio con alevosía” por el crimen de Sebastián Matamala, ocurrido el pasado 3 de febrero en un asentamiento lindero al barrio Pujol.
La audiencia de apertura de investigación y control de detención se realizó durante la tarde del martes, en los Tribunales de Puerto Madryn, ante la jueza Marcela Pérez Bogado, quien dispuso la continuidad de la detención a pedido de la Fiscalía.

Peligro de fuga

El fiscal Jorge Bugueño, a cargo del caso, formuló imputación por el delito de “homicidio agravado por alevosía”, previsto en el artículo 80 inciso 2 del Código Penal con la pena de prisión perpetua, y, además, pidió que Villalba quedara detenido preventivamente mientras continúe la causa que busca llevar a juicio.
El funcionario judicial se amparó en los riesgos procesales y esgrimió que existe el “peligro de fuga” y de “entorpecimiento de la investigación”, si Villalba se encontrara en libertad.
El imputado, patrocinado por el defensor público Gastón Ledesma, decidió no declarar ante la jueza, quien dispuso su detención preventiva a pesar del pedido del abogado.

Con antecedentes

El homicidio ocurrió el pasado 3 de febrero, a las 22 horas, cuando Sebastián Matamala fue apuñalado en la espalda en la calle Nihuil, a la altura de la Manzana 888 del barrio “Alta Tensión”, comprendido dentro de la zona denominada “Nueva Chubut”.
Testigos sindicaron como autor a Néstor Villalba y aseguran haberlo visto “esgrimiendo un cuchillo tipo filetero” junto al joven apuñalado en plena vía pública diciendo que “se la tenía jurada”.
El presunto homicida estuvo prófugo y se entregó la noche del domingo en la Comisaría Tercera acompañado de su madre. El joven cumplió sentencias condenatorias en dos hechos y posee un amplio prontuario que lo relaciona con hechos contra la propiedad.

Eran “amigos”

Los elementos recabados en la causa revelan que, tanto el presunto asesino como la víctima, se conocían, y, según los testigos, Villalba había tenido inconvenientes anteriores con Matamala.
El informe forense certificó que la muerte fue por un “shock hipovolémico severo con hemorragia masiva interna y externa por herida pulmonar en lóbulo izquierdo, cara posterior, muy próximo al hilio, por herida de arma blanca”; además, se constató que las heridas fueron infligidas por la espalda.