El padre de Leo Messi ya se fue y no hay fecha para volver a reunirse. Cada día que pasa el producto se encarece”, insisten desde el club.


“Será más duro y largo de lo que muchos se piensan”. La frase llega desde los despachos del Camp Nou. Pocos saben cómo van las negociaciones para ampliar el contrato de Lionel Messi más allá del 30 de junio de 2018, fecha en el que caduca el rubricado en 2014, pero siempre hay alguien que conoce el tema. A día de hoy hay buenas intenciones, pero con eso, no lo duden, no basta. La Pulga aguarda pacientemente en su casa del barrio de Bellamar, en Castelldefels. Messi sigue a lo suyo sobre el terreno de juego, consciente de la dificultad de remontar ante el PSG en Champions y sabedor de que el Valencia les dio una vida extra en Liga, siempre y cuando no fallen el domingo en el Calderón. Pero eso es otra historia.

Messi finaliza su vínculo con el Barcelona en junio de 2018 y es la última de las estrellas azulgranas que falta por renovar

Tras semanas cerca de sus hijos, Jorge Messi regresó a Argentina para seguir con su vida cotidiana. Volvió a Rosario, eso sí, sin haber conseguido avanzar en uno de los temas más importantes que le ocupa actualmente: la renovación de su hijo con el Barça. “Cada día que pasa el producto se encarece”, insisten desde el club. Y es cierto. Parece evidente que Messi y el presidente Josep María Bartomeu están obligados a entenderse antes de 2018, pero cada día que pasa, la partida se pone más de cara para los intereses del futbolista. Éste sabe por cuánto firmaron sus amigos Neymar y Luis Suárez y no está dispuesto a dejar de ser el mejor pagado de la actual plantilla.

No se avanza y eso es un problema importante. Además, a día de hoy no hay programada una nueva visita de Jorge Messi, así que será el Barça el que deberá mover ficha con inteligencia. En estos momentos todo está paralizado

Molestias en el vestuario en el mes de Enero

Un suceso llamó la atención ese mes. El director general del Barcelona, Óscar Grau, manifestó: “Con la renovación de Messi, cabeza fría y sentido común”.

Las palabras tuvieron respuesta en Suárez, uno de los mejores amigos del argentino en el Barcelona: “A Messi hay que renovarle, no tener sentido común”.

El propio Luis Enrique, técnico azulgrana, también dejó clara la necesidad de atar cuanto antes la ampliación del contrato al afirmar que “Messi es el jugador más decisivo de todos los tiempos”.