En el marco del juicio oral al que fue sometida Cintia Andrea Garay, los jueces del Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia le impusieron una pena de 5 años de prisión efectiva y una multa de 4 mil pesos, tras condenarla por el delito de “transporte de estupefacientes”.
En mayo de 2015, la mujer fue detenida en el Módulo Norte con más de 15 kilos de marihuana. Su compañera de causa, Yohana Edith Santana, no se presentó al juicio y se ordenó su captura tras ser declarada “en rebeldía”.
El proceso se llevó a cabo ante el cuerpo colegiado, presidido por Pedro José de Diego, que se completó con los jueces Nora Cabrera de Monella y Enrique Jorge Guanziroli. La acusada fue asistida por la abogada de la Defensa Pública, María Fernández Van Raap, mientras que el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general, Teodoro Nürnberg.
A esta instancia Garay llegó privada de la libertad y debió ser trasladada desde la Unidad Penitenciaria 13, con asiento en la provincia de La Pampa, hacia Comodoro Rivadavia, para ser sometida a juicio.
Su consorte de causa, Yohana Edith Santanta atravesó el proceso en libertad y no se presentó al juicio, por lo que el fiscal pidió que fuera declarada rebelde y los jueces hicieron lugar a la petición, ordenándose además su captura.

Habrían recibido la droga en Madryn

La causa tuvo origen en el hallazgo de 15,316 kilos de marihuana que Gendarmería Nacional encontró en el auto de Garay, cuando junto a Santana pretendían ingresar esa cantidad de droga a Comodoro Rivadavia. Ello ocurrió a las 3:20 horas del 10 de mayo de 2015. Las mujeres llegaron a esa hora de la madrugada y cuando lo gendarmes se acercaron a pedirle la documentación del vehículo, sintieron un fuerte olor a alcohol que motivó el pedido de descenso de ambas. En el asiento delantero se observaron botellas de bebidas alcohólicas y paquetes, tipo panes, que sobresalían por debajo de ambos asientos delanteros. A partir de esa observación, se resolvió revisar de manera exhaustiva el auto junto a testigos, y así fue que se descubrió el cargamento de droga.
Las dos mujeres declararon, tras ser detenidas, y se inculparon una a otra, aunque en algo fueron coincidentes: las dos habían viajado a Puerto Madryn y allí se contactaron con un hombre afroamericano, quien les hizo la entrega de la droga que fue transportada hasta la entrada de Comodoro Rivadavia.

“Ojalá que no haya controles”

En el procedimiento, también se secuestraron teléfonos celulares y, tras la apertura de estos, se pudo obtener pruebas que complicaron todavía más la situación de Garay. En los textos se pudo establecer el contacto que mantuvo con otra persona a la que mantuvo informada sobre la ruta que hizo y a la que le decía que “ojalá no haya controles”.
A la misma persona le avisó que la habían detenido en el ingreso a Comodoro Rivadavia. Tras escuchar a los testigos e incorporar por lectura las declaraciones de las imputadas, el tribunal resolvió condenar a Cintia Andrea Garay como autora del delito de “transporte de estupefacientes”, mientras que la pena se ubicó en cinco años considerándose como agravante la cantidad de droga transportada. A todo ello se agregó una multa de 4 mil pesos.