El juez de garantía César Zaratiegui dispuso la libertad para un joven que el sábado pasado en Rawson había sido detenido por balear a otro con un rifle, debido al mal proceder de policías de la Brigada de Investigaciones a que, haciendo omiso de garantías constitucionales y a lo que dispone el Código Procesal Penal, elaboraron un acta de entrega del arma usada mediante intimidaciones que ahora serán investigadas por la Fiscalía de Rawson. Se trata del caso ocurrido en la ciudad capitalina, cuando producto de diferencias familiares, Jonathan Valle sufrió un disparo con un arma de fuego en el abdomen que había sido producido por Ricardo Vargas, que luego se presentó voluntariamente en la Comisaría. Allí, estando en carácter de demorado, fue indagado mediante un interrogatorio realizado por policías de la Brigada de Investigaciones. Luego se lo intimó para llamar a su padre con el objetivo que le diga donde estaba oculto el rifle usado y así ser entregado a los efectivos. Dicha acción fue considerada como violatoria de las garantías constitucionales por los defensores Damián D’Aantonio y Omar López, coincidencia a la que arribó el fiscal general Osvaldo Heiber al que le cabe el deber de objetividad, y gesto además que fue destacado por Zaratiegui en su resolución.

“Lo llevaron a la autoincriminación”

Heiber escuchó atentamente en la audiencia la declaración del imputado y de su padre contando detalles de lo conversado para que éste entregue a la Policía el arma usada. Se sospecha que la intimidación policial culminó con la llamada telefónica que le hizo Vargas a su padre usando aparentemente el teléfono celular del jefe de la Brigada de Investigaciones de Rawson, el que fue descripto como un hombre “alto de cara blanca”. Para la defensa, la fiscalía de manera coincidente y en su resolución el juez Zaratiegui, la nulidad de este procedimiento torna nulos todos los procedimientos posteriores que se realizaron. “Con esa acción lo llevaron al imputado a la autoincriminación. Las pruebas solo son válidas si son obtenidos legalmente”, dijo Zaratiegui en su resolución.
Además, Vargashabía sido interrogado cuando estaba en la comisaría en carácter de demorado, violándose expresamente al Código Procesal Penal y la Constitución de la Provincia del Chubut. “No sólo es ilegal esa declaración, sino también el procedimiento utilizado para la entrega del arma y el acta que se labró al respecto”, indicó el juez de garantías.
En este contexto, durante las horas posteriores al hecho, en las órdenes de allanamiento que se realizaron para profundizar la investigación de lo ocurrido e incluso luego en la audiencia de control de detenidos y apertura de la investigación, estuvo al frente de las pesquisas la funcionaria de fiscalía Florencia Gómez.

Dudas por parte del juez

En su momento, el lunes pasado, Zaratiegui había calificado a la investigación como “confusa” señalando que además se habían realizado otros tres interrogatorios policiales de manera ilegal.
“Desde esa audiencia en adelante, el Ministerio Público Fiscal no aportó ni diferentes ni más líneas de investigación. Solo este fárrago de las cosas que se hicieron y que asustan a la sociedad”, dijo a manera de conclusión el defensor López.
No obstante la libertad para Vargas, la investigación continuará y se mantiene su condición de imputado. Paralelamente la Fiscalía de Rawson deberá investigar el proceder que en este caso le correspondió a efectivos de la Brigada de Investigaciones. Así fue ordenado por Zaratiegui también en su resolución.
La Policía y el Ministerio Público Fiscal deberán extremar las medidas para evitar acercamientos entre las familias de la víctima y del imputado. Respecto de este tema ni bien terminó la audiencia, se produjo un altercado entre familiares de la víctima y del victimario que obligó al accionar rápido de una decena de policías en las veredas del frente de la Oficina Judicial.
Según lo informado por familiares, Valle se evoluciona favorablemente del balazo en el abdomen que obligó a los médicos en mantenerlo en coma farmacológico.