El enfermero Miguel Aguilera fue asesinado el 30 de abril pasado. Iba en su camioneta y llevaba a un vecino del lugar, Freddy García, hacia Trelew. Nunca llegó. Fue asesinado de varias puñaladas y su cuerpo fue encontrado dentro de una alcantarilla a la vera de la Ruta 1. Su camioneta, con la patente cambiada, y su celular se hallaron en poder de García. Hoy lunes, unos meses antes de que se cumpla un año del crimen, comenzó el juicio en los Tribunales de Puerto Madryn.
“No pido venganza, sólo Justicia”, aseguró Cristina, mujer de la víctima, ante las juezas Stella Eizmendi, Patricia Reyes y Marcela Pérez Bogado. “Le arrebataron la vida, destrozaron a una familia “, se lamentó Rosalía, hermana de Miguel, quien asegura que “no hay dudas” de que el acusado -que hoy empezó a ser juzgado y es patrocinado por los defensores públicos Lucio Brondes y Rodrigo García Palumbo- es el que mató a su marido.

“Hay pruebas contundentes”

La mujer, que cuenta con el patrocinio del querellante dispuesto por el Gobierno Provincial, Carlos Villada, espera que el acusado sea condenado. “Yo pido Justicia para que pueda descansar en paz y un poco de paz para nosotros “, sostuvo.
Los fiscales Daniel Báez y Alex Williams, quienes junto al abogado de la familia, acusan a García, afirman que “hay pruebas contundentes contra el acusado”. En este sentido, Báez destacó que “el acusado tenía en su poder el teléfono celular de Aguilera y en los allanamientos (a su vivienda) se encontraron armas, se encontró la camioneta de la víctima, presentando esta un cambio de las chapas patentes”. También agregó otra prueba que considera fundamental: “los resultados de ADN fueron positivos y determinó que la sangre de la víctima estaba en el cuchillo y en las prendas del imputado”.
Fredy García fue detenido a los pocos días del crimen. Estaba oculto en la casa de unos familiares en el B° INTA de Trelew. En caso de ser hallado culpable, el acusado enfrenta una pena de prisión perpetua por este hecho.

Una persona “buena y solidaria”

Era “bueno, solidario, todos lo querían”. Así describieron los testigos de la localidad de Gan Gan al enfermero. “Era una persona generosa ante las necesidades de los demás y por hacerle un favor a Freddy García terminó siendo asesinado”, relató su hija ante el Tribunal.
“Si no lo podía alcanzar hasta el cruce porque había perdido el colectivo”. Ese fue el pedido de García a Aguilera. Su mujer dijo que “no podía creer cuando a las 21 se enteraron que había sido asesinado y el cuerpo estaba tirado en una alcantarilla”.
Durante la primera jornada declararon 10 testigos y el juicio continuará este martes, desde las 8:30 horas.