En un mensaje dirigido al interior del movimiento peronista, Cristina parece haber definido su candidatura. El Instituto Patria publicó hace horas un video donde la ex presidenta busca recuperar el peronismo de la resistencia, aquel peronismo proscripto tras el bombardeo a la Casa Rosada del ‘55. Con una estética que rememora el significado de la flor ‘no me olvides’, la voz de Cristina Kirchner repasa los principales tópicos de su gobierno. Pero el dato sustancial aparece al final del video, cuando ya las imágenes se funden a negro y sólo se escucha lo que parecen ser gritos y aplausos de algún acto masivo. Allí la voz de la ex presidenta reaparece con un mensaje muy claro: “Me siento con mucho orgullo y con mucha fuerza para poder seguir profundizando estas políticas públicas…”. Ese corte de audio se reitera en una especie de loop hasta el final.
El video recuerda la Ley de Medios, derogada durante los primeros días de la presidencia de Mauricio Macri. Las políticas hacia los jubilados, el programa de créditos hipotecarios Procrear, Fútbol para Todos, la recuperación de Aerolíneas Argentinas. También el programa Conectar Igualdad, la estatización de YPF y los ramales ferroviarios. Todo con imágenes de un niño y flores de ‘no me olvides’.

Santa Teresita que no fue y tejido en mesa chica

El video aparece al día siguiente en que debía realizarse una cumbre del PJ en Santa Teresita. El peronismo venía trabajando durante meses en una unidad que terminó de explotar el viernes cuando Máximo Kirchner provocó a los intendentes al exigirles que en el documento final del encuentro convocaran a marchar a Comodoro Py el próximo 7 de marzo, fecha en la que declarará Cristina.
Cristina quiere asegurarse el control de las listas para poner a 7 de los primeros 10 diputados nacionales y la mitad de los legisladores provinciales. Esa postura aleja a los intendentes, en especial al Grupo Esmeralda que en las últimas semanas parecían decididos a encolumnarse detrás de la candidatura de Cristina. Es que lo que sucedió con Máximo el día previo a la cumbre del PJ es una demostración que -aún afuera del poder- la ex presidenta no piensa ceder y quiere tener el poder de definir gran parte de las listas. “Quiere otra vez meternos tipos por la ventana, gente que no expresa el territorio”, se queja en off un intendente bonaerense.
Los intendentes entienden que Cristina no sólo quiere asegurarse lugares importantes en las boletas, sino que ya tiene nombres definidos. Una de las que jugará en la elección es su ex embajadora en Cuba, Juliana Marino, quien entre 2003 y 2007 fue diputada nacional por el kirchnerismo y cuenta con una amplia trayectoria en el peronismo porteño.

El PJ bonaerense, que durante meses realizó intentos para sellar la unidad, en los últimos días se convirtió en un hervidero. La polémica terminó de explotar con la suspensión del Congreso de Santa Teresita de este sábado, porque Máximo Kirchner provocó a los intendentes al exigirles que en el documento final del encuentro convocaran a marchar a Comodoro Py. Los intendentes creían haberse asegurado un escenario de negociación al poner a sus propios apoderados en el PJ, pero confirmaron que una vez más la lapicera la quiere tener Cristina, quien estirará hasta el cierre de listas la indefinición sobre su candidatura.
Lo de Máximo fue un anticipo que confirmó que la ex presidenta, fiel a su historial político, esta vez tampoco piensa ceder. En el entorno de los intendentes, sobre todo los del Grupo Esmeralda, reaparecieron los temores de que una vez más les copen las listas con militantes de La Cámpora y del “núcleo duro” cristinista, en detrimento del trabajo territorial que hicieron en sus propios distritos durante el último año.
Lo que más molestó a los intendentes y dinamitó la efímera paz social alcanzada fue enterarse que, detrás de esta movida, hubo un acuerdo de La Cámpora con el titular del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, para repartirse los lugares en el armado. Además de garantizarse el control, la ex presidenta planea estirar al máximo la indefinición y no confirmará si es o no candidata hasta los días previos al cierre de listas. No asombra su proceder: Cristina siempre manejó sus decisiones políticas de modo hermético, manteniendo en vilo incluso a sus colaboradores más cercanos. En junio de 2011 confirmó, después de meses de intriga, que iría por la reelección. “Vamos a seguir adelante”, dijo en ese entonces por cadena nacional y confesó que siempre supo qué hacer, en referencia a su candidatura, porque su compromiso es “irrevocable”.

La gestión a plebiscitar

Entre tanto, el oficialismo sabe que en estas legislativas se juega gran parte de la opinión pública a la gestión, lo que significará un verdadero plebiscito a lo que suceda con el gobierno de Macri en 2019. En este marco, el oficialismo apura el tranco para mejorar la coyuntura económica y por ende conseguir la simpatía política del argentino medio. Para esto, Macri viajará estos días a España en busca de nuevas inversiones junto con una comitiva de más de doscientos empresarios. La agenda contempla más de 500 reuniones de negocios entre empresarios argentinos y españoles y reuniones con funcionarios de ambos países antes del 25, fecha en la que el presidente regresará al país.
El 24, antes de regresar al país, será el Foro Invertir en Argentina, que contará con disertaciones de la Canciller Susana Malcorra, el Ministro Francisco Cabrera, sus pares españoles y empresarios de ambos países. La inauguración de este evento coorganizado con el Diario El País está a cargo de Macri. La elección del organizador no es casual. Consistió en evitar el choque con Telefónica, empresa que amenazó con ir al CIADI a resolver la disputa por el 4G concedido a Clarín-Nextel.
El interés en España radica en que se trata de segundo país con más inversiones en el país desde que en 2015 Estados Unidos lo desplazó y se quedó con el primer puesto. Actualmente el 16% de la inversión extranjera directa proviene del país ibérico.
Esta visita forma parte de una agenda de promoción de las inversiones del Ejecutivo para capitalizar el país y recomponer la inversión perdida por el cepo y que a mediados de 2016 mostró una merma producto de la profundización de la recesión ” a la espera de que se normalizara la situación económica argentina y a la expectativa de lo que pudiera hacer Macri”, según explicó el co-organizador. Habrá que ver…

Fuentes: NA, LPO, AF.