El decreto 117 quitará desde mañana el arancel de 12% promedio para la importación de componentes para producir computadoras y desde abril el de 35% para la importación de notebooks, tablets y computadoras.


El Gobierno publicó hoy en el Boletín Oficial el decreto 117, que eliminará desde mañana el arancel de 12% promedio para la importación de componentes para producir computadoras y desde abril el de 35% para la importación de notebooks, tablets y computadoras.

El decreto se enmarca en las excepciones que tienen los países miembros del Mercosur para reducir los aranceles a diversos bienes, entre ellos los relacionados a tecnología.

La eliminación del arancel del 35%, prevista a partir de abril, incluye a las computadoras terminadas, notebooks, all-in-one y PC de escritorio, mientras que para las partes de computadoras alcanza a complementos de informática (impresoras, plotters, digitalizadoras) y otros bienes tecnológicos (servidores, partes de LEDs).

La modificación del esquema arancelario para estos productos “redundará en la disminución de los costos de fabricación de diversos aparatos y equipos electrónicos, mejorando las condiciones de competitividad y productividad y contribuyendo al aumento de la inversión productiva en el sector y de su disponibilidad en el mercado local”, puntualiza el decreto.

La medida fue anunciada en octubre por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y generó un rápido rechazo de cámaras vinculadas al sector informático y fabricantes locales, que denunciaron la posibilidad de despidos masivos. “No pueden poner en un mismo ring a una empresa china y a una argentina. Con arancel cero es imposible competir, le dan un certificado de defunción a la industria informática de producción nacional”, dijo entonces Carlos Suaya, presidente de PC Arts (Banghó), en una entrevista con Clarín.

Fue en este escenario que, a fines de enero, la empresa Banghó despidió a casi 200 trabajadores que luego fueron reincorporados como “suspendidos” y con un salario 30% menor. “Como consecuencia de la eliminación del arancel de 35% para la importación de productos informáticos, PC-Arts Argentina se vio obligada a cerrar una de sus principales plantas de fabricación, ubicada en Vicente López, y a la desvinculación de 205 trabajadores”, argumentó entonces la compañía.

Según la empresa, la eliminación del arancel “dispuesta por la Secretaria de Comercio del Ministerio de Producción de la Nación hace inviable la producción local ante la imposibilidad de competir con productos provenientes de países con altos subsidios a la exportación, como es el caso de China”.

A contramano de esto, el secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, afirmó hoy que la eliminación de aranceles para la importación de computadoras tiene por objetivo “la generación de empleo de calidad, mejorar la competitividad y profundizar el camino de la productividad”. “Esta medida contribuye básicamente a mejorar la productividad y generar empleos de calidad”, señaló.

Claro que el funcionario no se refería a “generación de empleo” en la fabricación de tecnología, sino en el resto de la economía. En ese sentido, sostuvo que el costo de la tecnología afecta “la competitividad de toda la economía y no puede ser una barrera para los cientos de miles de jóvenes emprendedores que desean tener sus propios proyectos y que deben contar con el apoyo del Estado para realizarlos”.

A modo de ejemplo, recordó que “en el sector de software en industrias vinculadas con la economía del conocimiento hay pleno empleo y una gran proyección. En 2016 el empleo del sector creció 8,9% y se crearon 7.000 nuevos puestos de trabajo”.

De hecho, cuando anunció la medida en octubre, el Gobierno había dicho que se iban a van a perder en forma inmediata 1.000 puestos de trabajo del sector informático, pero que en contrapartida iban a generarse 15.000 nuevos empleos en tres años por la mejora en la competitividad de la economía.