Luego de analizar el expediente de investigación, el juez de garantías César Zaratiegui calificó como “confusa” a la investigación por el balazo que recibió un vecino de Rawson en la que fueron detenidos dos hombres, a la vez que cuestionó y declaró nulos cuatro interrogatorios realizados por la Brigada de Investigaciones de la capital provincial por estar en contra de lo que dispone el Código Procesal Penal y la Constitución de la provincia del Chubut. De la misma forma, dispuso la libertad de uno de los sospechosos de haber efectuado el disparo, el otro seguirá detenido hasta el próximo jueves, tiempo que dispondrá la policía para profundizar y aclarar aspectos de la investigación.
Mientras tanto se dispuso que familiares de la víctima y del victimario, eviten permanecer en contacto, teniendo en cuenta que existe la posibilidad con que ambas partes cuenten con armas.

Confuso hecho

Hasta el momento, del hecho sólo se sabe lo publicado por la Fiscalía sobre la base de las actuaciones policiales. De acuerdo a los testimonios de las víctimas, los hechos habrían comenzado después de las 16:30 horas del último día sábado. El primer incidente fue frente a la escuela Politécnica y por “un litigio de larga data”, según el relato realizado por la funcionaria de fiscalía Florencia Gómez. Allí sólo fueron insultos y pedradas entre Jonathan Valle y su pareja Estela Ferreira, por un lado y Jorge y Ricardo Vargas, por el otro. Minutos después, Ferreira y Valle se habrían dirigido a la casa de José Barrientos, en el loteo social del Área 12. Allí dejaron el vehículo Fiat 128 de color rojo en el que se movilizaban y le habrían dicho al dueño de casa que estaban siendo perseguidos por los Vargas que se conducían en una camioneta gris.
A pocos metros de allí se habrían encontrado nuevamente con los Vargas, donde se produjo una nueva discusión y en medio de insultos y pedradas, Ricardo Vargas habría extraído un rifle.
Uno de los disparos fue a dar en el abdomen de Valle y su estado de salud es crítico. Debieron extraerle en vaso, tiene afectado un riñón y permanece en coma farmacológico, en estado crítico. El estado de salud no permite a los médicos a extraerle el proyectil.
En las horas posteriores al hecho, el mismo juez Zaratiegui dispuso allanamientos en domicilios además de requisas en vehículos.
El Ministerio Público Fiscal le imputó a Ricardo Vargas el delito de “homicidio en grado de tentativa en carácter de autor” y a Jorge Vargas el delito de “homicidio en grado de tentativa en carácter de partícipe necesario”, aunque este último finalmente quedó en libertad. El arma fue entregada a la policía por el padre de Ricardo Vargas, que también fue interrogado sin hacerle saber sus derechos.
Respecto de la posibilidad de un enfrentamiento previo, cabe destacar que en la audiencia el juez Zaratiegui mostró una fotografía de una red social en la que se observa a Estela Ferreira posando con un arma de fuego.

Interrogatorios policiales nulos

En la audiencia de apertura de investigación y control de detenidos, el abogado defensor Damián D’Antonio cuestionó esta versión de los hechos. A lo que el juez Zaratiegui comprobó que la policía había interrogado a los presuntos autores en principio de manera “informal”, pero en condición de posibles autores del hecho con consecuencias en contra de la situación penal de ambos. Fue muy firme Zaratiegui al señalar que lo realizado por la policía es contrario a lo que dispone el Código Procesal Penal y la Constitución de la Provincia del Chubut. Lo mismo hizo con la señora Uberlinda Roa, madre de Ricardo Vargas, sin hacerle saber que por su relación familiar directa, tenía además el derecho de abstenerse. Las entrevistas ilegales realizadas por la Brigada de Investigaciones, constan en las investigaciones y además fueron filmadas.

Investigación a la policía

En su resolución, el juez Zaratiegui también le dio instrucciones a la representante del Ministerio Público Fiscal para que investigue el accionar de los efectivos de la Brigada de Investigaciones de Rawson que realizó los cuatro interrogatorios de manera ilegal, es decir contrarios a preceptos básicos claramente establecidos en el Código Procesal Penal y la Constitución del Chubut.