Las coyunturas políticas Nacional y provincial guardan a veces una rara similitud por lo menos de conflictos. El Gobierno Nacional pudo percibir cuánto esfuerzo y desgaste políticos deberá insumir para cerrar la hemorragia que se produjo a sí mismo con el manejo del acuerdo por el Correo Argentino con el Grupo Macri. Actuando con torpeza y lentitud de reflejos le ha cedido por ahora la iniciativa a sus opositores, en el comienzo mismo del año electoral. En la Cámara de Diputados la oposición saltó por encima de sus diferencias, que son profundas, para unirse -aún con matices- en un largo cuestionamiento al Presidente y a los funcionarios involucrados. Ahora vendrán convocatorias parlamentarias a todos cuantos puedan ayudar a estirar en el tiempo este debate. En paralelo irá el trámite judicial, donde el fiscal ya pidió investigar al propio Macri. Todo apunta a ensanchar y hacer más profunda la herida política del Gobierno. Mientras, Macri volvió a dar marcha atrás o por lo menos intentarlo en otra barrabasada: querer avanzar sobre los jubilados.
En Chubut, la verba recargada entre oficialismo y oposición, fue calentando la escena, hasta terminar en la Cámara de Diputados este martes con la no aprobación del acuerdo con Magistrados que promueve el Ejecutivo con el fin de desactivar los embargos judiciales que se remontan al acuerdo firmado en 2012, el mismo que pasó a la Comisión de Asuntos Constitucionales y a la Comisión de Presupuesto y Hacienda. Una situación que puede `volcar la calesita´, al decir de los filósofos de pasillos de Fontana 50 en alusión al modo que compromete el funcionamiento de la gobernabilidad chusoteana.
Increíblemente los 13 diputados del FpV votaron en contra de lo que años antes decidió su sector y que hoy pone en jaque a las arcas públicas. Ante esto, Das Neves por supuesto enfureció y amaga con no enviar el presupuesto de los propios legisladores aduciendo a que “no van a morir de hambre”.
Estos lo intimaron a pagarles en cinco días bajo amenaza de embargarle cuentas a la Provincia. Un verdadero entuerto y revolcada de los tres poderes, donde se enmarañan intereses económicos del Ejecutivo, Legislativo y Judicial con una impudicia preocupante a la vista de más de medio millón de habitantes que la reman día a día, entre las NBI, la incertidumbre y el poco nivel de participación concreto en sus realidades.
Es por lo menos preocupante como el grado de politización de las gestiones viene alcanzando tanto en el mapa nacional como en el provincial, niveles insospechados en desmedro de la credibilidad institucional. Un herida que se cura de adentro hacia afuera, no de otro modo, al decir de Habermas y otros tantos sabedores de la teoría del poder.

El ringtone esperado

Sobre la intimidad de la llamada del Presidente de Estados Unidos a Mauricio Macri, la verdad es que el hecho generó más revuelo que datos concretos, pero no fue poco, considerando que en la intentona anterior, el líder yanqui delegó la conversación, y Macri solo logró hablar con el vice, Mike Pence, quien le prometió una pronta charla con el magnate presidente. Para colmo, lo oficializó la Casa Blanca mediante un comunicado, donde el único gesto favorable el pasado viernes 10 había sido el apoyo a la decisión de Argentina de organizar la cumbre del G20 en 2018, porque “proporcionará una oportunidad clave para mejorar el papel de Argentina en la economía global”.
La decisión de Trump de delegar en su vice el diálogo con Argentina confirmaba la puesta en el freezer de la relación. Macri también venía marcando distancia: se solidarizó con su par mexicano Enrique Peña Nieto por las amenazas de Trump y en su reciente visita a Brasil acordó con Michael Temer centrar sus apuestas comerciales en Europa y México.
La única conversación entre ambos había sido hasta esta semana, luego de las elecciones de Estados Unidos y no sirvió para subsanar el explícito apoyo que Macri y su canciller Susana Malcorra le había dado a Hillary Clinton.
Con el llamado de cinco minutos que le hizo Trump a Macri, este miércoles se respiró en las huestes de Balcarce 50. Dicen que en la charla, ambos mandatarios se trataron por su nombre y mencionaron la situación de Venezuela.
Durante la llamada telefónica estuvieron presentes el jefe de Gabinete Marcos Peña , jefe de asesores de la Presidencia, José Torello, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo.
En ese marco, Trump le hizo una invitación a Macri para que visite los Estados Unidos entre los meses de abril y junio. Con este dato se da por descontado que el Presidente visitará antes al Gobernador de Chubut, que al mayor exponente del Tío Sam, y que muchos temas se irán apilando hasta esa fecha, muy próxima a las definiciones políticas vinculadas a las Legislativas 2017.

Los emisarios y las relaciones carnales

Con el aval del ministro de Interior, Rogelio Frigerio, cinco gobernadores viajarán a buscar fondos para sus provincias a Washington. Según reveló el periodista Jaime Rosemberg en el programa Terapia de Noticias emitido en la señal LN +, los mandatarios viajarán a conocer universidades como la MIT y buscarán fondos en el BID para obras específicas.
Quienes participaran en esta oportunidad del viaje al país del Norte son el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey ; el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua; el gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi; el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo y el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez.
¿Cómo hacen los gobernadores para ir a pedir fondos? Según explicó Jaime Rosemberg, se trata de “créditos conjuntos” entre la Provincia y Nación. “Se firma un convenio donde se promete que se recaudará más, que habrá estabilidad, que se ahorrará, y en premio por ese ahorro y buena conducta el BID dará un préstamo de 25 millones de dólares. Cada provincia recibirá 25 millones de dólares”, detalló el periodista. Habrá que ver…

Fuentes: AF,NA, MI, propias