colinecul 1Según investigadores del arte, “una pintura, no es una simple pieza de colores”. Detrás de ella hay toda una historia, valores, culturas, y cosmovisiones. Más aún, cuando se exponen obras con un alto valor Witral, que reflejan la identidad del pueblo mapuche y la vigencia de las culturas originarias del territorio.
Una de las exposiciones más recientes que hacen referencia a esto, es la muestra que comenzó a exponerse el día lunes y que se podrá apreciar hasta el 31 de agosto en la casa del ex Gerente del Ferrocarril, ubicada en Domec García 98 de la ciudad de Puerto Madryn, cuyas obras fueron realizadas por el artista Raúl Colinecul.
Lo cierto es, expresó el artista, que” cuántos más años pasan más se está desconociendo la historia de nuestros antepasados, más se tergiversa la realidad, se pierde la cultura y se desconoce el valor del legado que nuestros ancestros nos dejaron” y prosiguió: “a través de las obras witral, que significa “estar de pie” en la lengua Mapuche, se puede recuperar historias, zambullirse en la vida de nuestros antepasados y de sus costumbres”.

El valor Witral

La muestra es organizada por la Subsecretaría de Gestión Cultural de la Municipalidad de Puerto Madryn. Refleja la identidad del pueblo mapuche y la vigencia de las culturas originarias de nuestro territorio, realiza un itinerario por escuelas de la provincia con una propuesta pedagógico-didáctica destinada a los estudiantes de nivel secundario. También fue exhibida durante el 8º Congreso Provincial de Educación, que se realizó en Trevelin el 11 y 12 de julio.
La idea es que los alumnos de las escuelas primarias y secundarias tengan contacto con la muestra. “Esta propuesta surgió delprograma Educación Intercultural y Bilingüe (EIB) de la provincia del Chubut a través de la coordinación de Isabel Álvarez”, destacó Colinecul.
Además, remarcó que si bien no es la primera vez que se exponen este tipo de muestras, ya que fue expuesta en Trevelin en el VIII Congreso Provincial de Educación, en Trelew y en Rawson, la idea es alcanzar ahora la ciudad de Madryn y luego trasladarla a la zona Cordillerana y luego pasar a Comodoro”.
Consultado sobre el enfoque en el que se centra al momento de pintar, el artista resaltó: “en estas últimas obras trato de transmitir mucho la cuestión espiritual, de ir hacía lo más profundo y buscar el conocimiento espiritual que nos puedan dar los pueblos originarios, y momentos que yo me imagino que vivían las comunidades antes de la llegada de la conquista, antes de la llegada del hombre blanco”.
Su obra, relacionada con la vida, la cultura y la cosmovisión mapuche-tehuelche, acompaña de manera permanente la bibliografía y las propuestas de Educación Intercultural y Bilingüe en Chubut.

Distinguido por Educación

El Ministerio de Educación reconoció y apoyó el valor de la cultura e historia de los pueblos originarios. Tal es así que a través de la edición del libro “Con Nuestra Voz”, el cuál reconoce la importancia de los mismos e incluye poemas de estudiantes que hacen referencia a ellos, además de las ilustraciones del artista Colinecul, integra fuertemente y fortalece la línea entre la EIB y el sistema educativo provincial.
Este trabajo permitió traer a la memoria a abuelos, que muchas veces se fueron en soledad, siempre intentando recuperar lo que alguna vez les prohibieron. Es importantísimo el trabajo que lleva adelante la modalidad EIB, que incluye a todos los niños y a todos los pueblos, de esta manera, permite que la cultura de los pueblos originarios pueda llegar a todos.
En Chubut, y en cumplimiento con la Ley de Educación Provincial, la EIB se implementa en 70 escuelas de los niveles obligatorios en los ámbitos rural y urbano y se logró la efectiva participación de diversos agentes educativos de los distintos Pueblos Originarios a los que se orienta.
La colección plurilingüe “Con nuestra voz”, además de fomentar la lectura y la escritura en los ámbitos escolar y comunitario, enriquece la literatura provincial y nacional y potencia el desarrollo cultural y lingüístico que articulan los gobiernos nacional y provincial para hacer visible una diversidad que nos enriquezca como provincia.
“La muestra de Raúl Colinecul es un viaje a la identidad que interpela y conmueve; una propuesta que nos invita a pensarnos como sociedad plural que asume la diversidad como riqueza y como derecho”, dijo la coordinadora de EIB, Isabel Álvarez.
También, afirmó: “la narración visual de cada uno de los cuadros que integran Witral, son fuente de conocimiento para comprender, a través del arte, a los pueblos originarios de la Patagonia”.

Detrás del arte, los rostros

En el año 1990, Colinecul, llevaba más de 7 años dedicándose a la pintura, al arte. En un principio junto a sus compañeros, luego de forma individual. Sin embargo, en ese año no se había imaginado que su destreza, que ese don que lo unía a lo espiritual, al alma de sus antepasados, el arte con el que podía transmitir la historia y la cultura de su pueblo, también le permitiría desempeñarse hasta la actualidad como dibujante de retrato hablado.
“En la década del 90 un juez de Esquel, donde yo vivía en ese momento, me contactó para que comenzará a trabajar con la justicia provincial en el sector de retrato hablado”, detalló Colinecul y agregó: “en el año 2004 en una reunión con quien es hoy el actual Gobernador de la provincia, Mario Das Neves, me posibilitó ingresar a criminalística para continuar desde ahí esta tarea”.
Siendo en la actualidad su fuente laboral, Colinecul se encarga de retratar en base al testimonio de las víctimas, el rostro de quienes cometieron algún hecho delictivo. En este sentido, tiene la misión de poder inferir cada característica que aporta el testigo en la situación de crisis, indicio que se convierten en la primera pista del caso: la fisonomía del criminal. Su trabajo es primordial en casos en los que -según la Policía- “los autores son ignorados”.
Raúl Colinecul es perito auxiliar del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Chubut. Como perito dibujante ha integrado diferentes unidades de Criminalística y desde 2012 está adscripto al gabinete del Cuerpo Médico Forense dependiente de la Procuración General Fiscal de la Provincia del Chubut. Está a cargo de la sección de Reconstrucción Virtual y Pericias del Rostro y colabora con todos los ministerios fiscales de la provincia.
Fue docente de la Facultad de Avellaneda de la Universidad Tecnológica Nacional en donde dictó el curso -del cual es autor- “Retratista Gráfico Pericial”, que cuenta con el aval nacional en el Departamento de Seguridad y Pericias Técnicas.
Colinecul también dictó cursos de peritos dibujantes en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y es autor del libro “Aprenda en 15 lecciones a dibujar Retratos Artísticos”. Entre sus decenas de funciones públicas, el también ilustrador de historietas integró la “Casa de la amistad con Cuba”, encargada de becar estudiantes argentinos en la isla.
Si bien no imaginó que su vida artística daría esta vuelta y se dedicaría entre sus funciones al retrato hablado en los hechos, consultado acerca de la relación entre el arte y su profesión, dijo: “siempre llevé adelante la carrera de artista plástico, de ahí mi trabajo, y en cuanto al arte, soy descendiente de los pueblos originarios por esta razón mis obras están avocadas a la cultura, a los espiritual y la historia de nuestros antepasados”.
Además, agregó: “creo que en la historia, es una deuda que tiene toda la sociedad con un pueblo que sufrió un genocidio en toda américa y los artistas debemos elegir muchas veces sobre qué pintamos, y a mí me interesa mucho la gente y me interesa la Patagonia y creo que las comunidades originarias tienen muchos aportes culturales y otras cosas muy interesantes y muy ricas para mostrar”.
En cuanto a la vida de un artista, Colinecul especificó: “como todos, tenemos etapas. La vida de un artista se hace de momentos”, y prosiguió: “nosotros nos miramos mucho hacia adentro, y hacia afuera observamos mucho a la sociedad y vamos sacando nuestras propias conclusiones y tenemos disparadores”.
Además, agregó: “uno va aprendiendo de los abuelos, de los antecesores”. La diferencia entre mi trabajo artístico y mi profesión es que “a través del artístico puedo crear, rompo con las cuestiones teóricas, mientras que mi profesión de retrato hablado, tiene que ver con un sistema técnico, sistemático, y protocolar”, remarcó.