Gladys del BalzoEn virtud del proyecto para la implementación del sistema de Juicios por Jurados, que fuera presentado en la Legislatura Provincial durante 2015, se realizará un segundo simulacro en la ciudad de Puerto Madryn, con el objetivo de acercar a la comunidad el funcionamiento de dicho proceso judicial.
La actividad tendrá lugar este sábado, 2 de julio, a las 16 horas, en el Aula Magna de la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”, y estará coordinada por los alumnos y el cuerpo docente de la materia “Taller de Litigación Penal”, implementada el año pasado en dicha Casa de Estudios.
Durante la jornada, el público en general podrá observar el desarrollo de un juicio por jurados, en parte como demostración de los conocimientos y habilidades que los estudiantes han incorporado durante el curso de la materia, actuando en calidad de Fiscales y Defensores.
La Constitución de la provincia del Chubut, así como también la Constitución Nacional, prevén el juicio por jurados, al igual que ocurre en otras provincias del país, donde ya se ha puesto en ejecución dicho sistema. Tal es el caso de Buenos Aires y Neuquén, donde la implementación de este tipo de juicios ha tenido un satisfactorio recibimiento por parte de la comunidad en general.
Al respecto, la Defensora Pública, Gladys del Balzo, se pronunció respecto de la realización del simulacro y remarcó que el objetivo del mismo “no solo es que los alumnos puedan demostrar las destrezas aprendidas, sino también que los ciudadanos tengamos, poco a poco, la posibilidad de ir acostumbrándonos a esto”, destacando dicho sistema de enjuiciamiento como “una clara idea de democratizar la Justicia”.
Desde la cátedra que lleva adelante el simulacro entendieron que “el juicio por jurados es una escuela de democracia deliberativa, es la participación política del ciudadano en el Poder Judicial y es su participación concreta en los actos de gobierno”.

D: ¿Participarán alumnos de la carrera de Derecho en el debate?

DB: El simulacro será coordinado por la cátedra de Litigación Penal, taller a través del cual se transmite, a los alumnos, cuáles son las técnicas y destrezas para integrar un juicio oral. A partir de lo aprendido durante la cátedra, el sábado por la tarde se realizará este simulacro, donde los chicos actuarán como fiscales, se tratará un caso y habrá un jurado que estará integrado por ciudadanos comunes que no son abogados ni estudiantes de Derecho. En base a lo que ocurra en esa aula, que cumplirá la función de Sala de Audiencias, tendrán la responsabilidad de dictar el veredicto de “culpable” o “no culpable”. Se tomará un caso real de homicidio, y habrá un juez en ejercicio, que será la doctora Patricia Asaro.

D: Diversos sectores han señalado al sistema de juicios por jurados como parte de una “escuela progresista” de la Justicia. ¿Cuál es su análisis respecto de este postulado?

DB: El juicio por jurados está definido en la Constitución, y no se ha puesto en práctica por distintas razones. Pero es un mandato constitucional, y más tarde o más temprano, se deberá cumplir con ello. En otras provincias está implementado, y en el Chubut hay un proyecto que fue presentado en la Legislatura, además de que el sistema responde a la idea de que los ciudadanos intervengan en la política judicial. Es una clara idea de democratizar la Justicia, porque la sentencia es un “acto de gobierno”, es el pueblo el que resume la responsabilidad de intervenir en la decisión judicial.

D: Se han objetado algunos puntos en lo referido al funcionamiento de este tipo de juicios. Por ejemplo, el hecho de que en ciudades o comunas poco pobladas, algunas personas no quieran constituirse como jurados por temor a represalias. ¿Este tipo de escenarios están contemplados en la propuesta?

DB: Hay todo un sistema para la designación de quienes van a ser los jurados, y existe la posibilidad de recusar a los miembros del jurado por diversos motivos; por ejemplo, por un conocimiento previo o amistad (con el acusado), a la vez que también se pueden recusar cuando ellos se sienten violentados moralmente para juzgar ese caso o a esa persona, por ejemplo si se tiene algún prejuicio sobre el tema a juzgar, para garantizar de este modo la imparcialidad de quienes intervienen en el jurado. De a poco, entiendo que todo este escenario se va a ir acomodando a esta práctica. Por eso, desde la Universidad tenemos esta idea de llevar adelante el simulacro, no solamente para que los alumnos puedan demostrar las destrezas aprendidas, sino también para que los ciudadanos tengamos, poco a poco, la posibilidad de ir acostumbrándonos a esto. Es un aprendizaje ciudadano, en síntesis, poder participar en el simulacro, ya sea interviniendo como jurado a como público, por eso convocamos a toda la ciudadanía a que vaya a verlo.

D: ¿Necesita, el Poder Judicial, un presupuesto mayor para garantizar el desarrollo del sistema de juicios por jurados?

DB: Seguramente, y la Ley, si se aprueba, tendrá que venir con una contemplación presupuestaria, porque exige determinadas cuestiones que van a tener que cumplirse.

D: ¿Por qué cree que, hasta el momento, no se han puesto en práctica?

DB: Hubo personas detractoras de los juicios por jurados, y que los siguen siendo. En suma, hay una creencia de que no se está en condiciones de asumir esto, pero la verdad es que en los lugares donde se ha implementado, se ha desarrollado con total normalidad. En Neuquén, por ejemplo, y Córdoba, donde no hay un sistema completamente de juicios por jurados sino un sistema que integra jurados, con gente común, y jueces profesionales.

D: ¿En qué casos se puede llevar a cabo el proceso de juicio por jurados? ¿El acusado puede elegir someterse a un proceso de este tipo?

DB: No es para todos los casos, sino los de mayor gravedad, de más de 17 años (de pena). Sin embargo, eso varía en cada provincia y según cada proyecto de ley. En cuanto al acusado y si puede escoger la posibilidad del juicio por jurados, es algo que también se está discutiendo. En el Código Procesal vigente en la Provincia, hay algunas normas que regulan el juicio por jurados, y se señala que es una prerrogativa del imputado; es decir que, por ejemplo, en un caso donde el fiscal pida, por la acusación, una pena mayor a los 17 años, el acusado tendría derecho a un juicio por jurados, así como tampoco podría decir que no quiere. Según entiendo, en el proyecto de Ley que está en la Legislatura, el imputado no tendrá esa facultad, sino que va a ser directamente un juicio por jurados cuando se cumplan las previsiones que la Ley establece, por lo que debería modificarse el artículo del Código Procesal Penal que le da esa facultad al imputado. Seguramente, el proyecto se va a debatir y tendrá algunas modificaciones, a la vez que se consultará a los colegios de abogados y habrá intervención de distintos organismos, por lo que posiblemente haya cambios.

D: Luego de este segundo simulacro, ¿qué otras gestiones llevaran a cabo para impulsar la implementación de este tipo de proceso judicial?

DB: Siempre, desde la Defensoría Pública, estamos tratando de dar impulso a este proyecto para que sea Ley. Consideramos que va a ser mejor y una garantía para el imputado; en definitiva, da una mayor transparencia al proceso.

Trabajarán sobre un caso real de homicidio

El simulacro se realizará tomando el caso “La Provincia de Chubut c/Juan José Bautista por Homicidio – Legajo Fiscal Nº1047/2015 – Carpeta Judicial Nº312/2015 – Circunscripción de Puerto Madryn”.
En el mismo, el Estado acusa a Juan José Bautista de haber dado muerte a Silvia Suárez, con quien tenía una relación extra matrimonial hacía unos meses.
Surge del caso que Bautista, de 54 años, es un exitoso abogado en un importante estudio jurídico de la ciudad, quien está a su vez casado desde hace cinco años con Clara Cortéz.
Por su parte, Silvia Suárez era una joven de 25 años que había ingresado a trabajar como pasante en el estudio jurídico de Juan José, asistiéndolo a él y a Bruno Burgos, entre otros. Ella tenía una amabilidad especial para con él, al tiempo que él se sintió atraído por ella, razón por la cual iniciaron una relación amorosa.
El 10 de octubre de 2015, Juan José Bautista fue al hotel “Cuatro Estaciones”, a las 19 horas, en compañía de Silvia Suárez y tomaron una habitación por la noche. A las 23:30 horas, el individuo llamó a la Policía diciendo que Silvia Suárez estaba muerta.
Luego se constató, a través del examen médico forense, que Silvia Suárez murió ahorcada. Para ahorcarla, se utilizaron las medias finas que ella tenía puestas al ingresar a hotel.