1A pocos días de que comience la prospección de langostino en la provincia del Chubut, el vicepresidente de “Estrella Patagónica”, anteriormente “Pescapuerta”, se refirió a la situación actual de la pesca a partir del restablecimiento de los reembolsos a puertos patagónicos, el establecimiento de un dólar competitivo y el desafío de afrontar los altos costos portuarios de la ciudad de Puerto Madryn.
A su vez, adelantó que buscarán llevar adelante una negociación efectiva con el Sindicato de Trabajadores de Industrias de Alimentación (STIA) y destacó que, en este nuevo escenario, “la empresa volvió a vivir de su negocio”.

Diario: El 2015 fue un año récord de captura de langostinos. Sumado a ello, se eliminaron las retenciones, se restablecieron los reembolsos a los puertos patagónicos y aumentó el valor del dólar. ¿Esto cambió el escenario económico de las empresas?

Lafuente Matos: – Cambió radicalmente, aunque podríamos decir que en realidad está cambiando y mucho. El efecto de todas esas medidas todavía no lo sentimos en su totalidad, porque se necesita de un determinado tiempo. Sin embargo, estas medidas cambian totalmente la visión futura, hay un pronóstico mucho mejor y una mayor esperanza en el negocio. Cuando terminamos 2015, a pesar de toda la zafra de langostinos tan buena que hubo, estábamos muy comprometidos y estimábamos que no íbamos a aguantar seis meses más con este mismo régimen de retenciones y de toda la cuestión impositiva que teníamos encima. Ahora, eso no lo tenemos, y volvemos a depender de la explotación pura, es decir de nuestros negocios, los cuales dependiendo de cómo se lleven, le irá a uno bien o mal. Pero lo bueno es que dependemos de nosotros mismos.

D: Es decir que, a partir de una menor injerencia del Estado, ¿el mercado se fortaleció?

LM: – Exacto. Dicha injerencia estaba presente de una forma tremenda, pero participando de un negocio que no daba para participar de esa forma, hasta ahora, con todas las medidas que se derogaron, como el tema de los derechos de exportación, que además teníamos que pagar previo a la carga, es decir que no era una cuestión de que esperaran a que tuviéramos el dinero, sino que había que pagar por adelantado. Todo esto era muy gravoso, el atraso cambiario era un tema que nos estaba matando, y había muchas cosas que al final resultaban en una carga impositiva tremenda, frente a la cual no íbamos a aguantar mucho tiempo más. Nuestra esperanza, ahora, está en que dependemos de nuestro negocio pero aún nos estamos recuperando de cómo veníamos con ese otro régimen, por lo que esperamos que a lo largo de este año la empresa esté realmente viviendo de su negocio y, consecuentemente, produciendo el producto e incluso el empleo que tiene que producir.

D: Desde una óptica empresarial, ¿el valor actual del dólar, a 14,65 pesos aproximadamente, resulta conveniente o competitivo, o bien debería ser más alto?

LM: – Para nosotros, el dólar tiene que fluctuar como debe fluctuar, y parece ser que en estas fechas se mantiene en la franja de 14.5 y 15.5, lo cual está bien, y si tiene que estar a 13 o a 16, también. Evidentemente, lo que tenemos que hacer es una cuenta entre el dólar, porque cobramos en dólares, y la inflación interna. El dólar tiene que fluctuar por sus propias circunstancias, pero lo que hay que ajustar es la inflación interna, es decir que se deben tomar las medidas para que se ajuste. Primero, porque la gente que trabaja lo sufre sin lugar a dudas, y nosotros, desde la visión de la empresa, podemos pensar que el dólar, cuanto más alto, mejor. Pero si luego impacta exageradamente en el tema inflacionario tampoco nos sirve, porque vamos a tener negociaciones mucho más complicadas y frecuentes.

D: ¿Qué sucedía durante la gestión nacional anterior, antes de la última devaluación?

LM: – Básicamente, el dólar debe estar donde está ahora porque no es una cuestión que se pueda forzar, como se venía haciendo anteriormente, lo cual sí era un problema grande. Porque si (el dólar) tiene que valer 13 pesos, por ejemplo, que no nos lo paguen a 9 pesos, porque entonces están sustrayendo de la producción una cantidad importante, que era uno de los problemas que teníamos.

D: ¿Cómo está conformada la estructura actual de la empresa? ¿Hay planes de incorporar un mayor recurso humano durante este año?

LM: – La empresa es, en definitiva, la misma que Pescapuerta en estructura, personal y forma de producción, ahora es Estrella Patagónica debido a diversas modificaciones que se realizaron en su matriz. Dependiendo de la época del año, la planta que tenemos en tierra funciona con distinto personal en temporada alta, a diferencia de la temporada baja. Nosotros tenemos de 350 a 650 personas durante la temporada alta. En la flota, no creo que se mueva la cantidad de personas, porque la misma necesita las tripulaciones que necesita y está funcionando muy bien. Con respecto a la tierra, estamos pensando en aumentar la producción y la misma sólo se puede hacer a mano, con lo cual la consecuencia directa es que aumente la mano de obra.

D: ¿El incremento de dicha mano de obra contempla la continuidad de la misma durante la temporada baja?

LM: – Estamos estudiándolo y analizándolo muy bien, porque el tipo de contratación que tenemos que hacer es muy pesada, en relación a que se pone en duda la eventualidad de las personas. Entonces, hay tipos de contratación muy poco flexibles, y nosotros podemos mantener a la gente en temporada alta porque hay materia prima para elaborar, pero luego tenemos cuatro meses y medio al año, donde no producimos ni un kilo y no podemos soportar ese número de personas. También, hay que evaluar que las temporadas a veces comienzan antes y otras después, y este es un tema sobre el cual debemos pensar mucho, negociar con el sindicato para ver cómo se puede manejar este problema y, si llegamos a un arreglo y le encontramos una buena solución para las empresas y los trabajadores, creo que en Puerto Madryn el empleo aumentaría muchísimo en el sector de la pesca.

D: ¿Desde que se reinstalaron los reembolsos, se están liquidando o se pagan con alguna demora?

LM: – Tienen alguna demora, pero lo que sucede es que están hace poco tiempo y en cuanto a las operaciones, algunas están esperando a ser liquidadas, otras a presentar la documentación correspondiente y demás. Sin embargo, esperamos que en un tiempo razonable podamos empezar a cobrar o a compensar esas cantidades.

D: ¿La empresa está interesada en quedarse con la cuota de merluza de Alpesca?

LM: – Definitivamente, la de Alpesca y la de cualquier otra. Estamos interesados en esa merluza y tenemos una flota que necesita coto de merluza, lo estamos hablando con las autoridades nacionales y provinciales y puede haber alguna esperanza con el tema de Alpesca, y me refiero a ella porque es lo que tenemos más cercano en la Provincia. Recientemente escuchaba al Secretario de Pesca, Gilardino, diciendo que se estaba tramitando esta cuestión, y esperamos que algo nos toque de eso.

D: ¿Cómo evalúan la negociación con el STIA para el mes que viene? La CAPIP y CAPECH, ¿evaluarán una estrategia conjunta o bien por separado, como suele ocurrir?

LM: – Lo ideal sería que nos juntáramos para tener todos un mismo criterio. Todavía estamos hablando del tema y no hubo reuniones conjuntas, pero supongo que negociaremos todos juntos. Además, espero que esta negociación sea en términos pacíficos y negociando sin tener ningún grado de conflictividad. La historia no nos dice muchas cosas buenas al respecto, pero espero que este año el sindicato y sus dirigentes comprendan la situación, desde luego nosotros pondremos todos los números sobre la mesa e intentaremos negociar algo razonable, por lo que esperamos podar conversarlo, alcanzar un acuerdo y tirar para adelante tranquilamente.

D: En relación al trabajo con el muelle Storni, ¿han evaluado trabajar con otro puerto en base a los altos costos del mismo?

LM: – No, pero hablamos con el puerto y le manifestamos el tremendo porcentaje de subida que tuvieron las tarifas, más los servicios, que es un tema que ya se viene hablando desde hace tiempo en Puerto Madryn. Irse a otros puertos, para nosotros es una cuestión que no contemplamos desde el punto en que no hagamos otras cosas antes, por ejemplo hablar con las autoridades del puerto. Es decir que no somos una empresa que tiene barcos como los poteros, donde les viene mejor porque tocan, dependiendo de la situación geográfica donde estén pescando y del valor de las tarifas del puerto, de la estiba y demás. Pero si las diferencias que existen en tarifas y servicios continúan acrecentándose, evidentemente uno siempre debe pensar esa alternativa.

D: En este sentido, ¿Cuáles son los servicios que inciden más en los costos portuarios?

LM: – La estiba es un tema que siempre estuvimos hablando a través de las cámaras, y su precio incide muchísimo. Y no hablo solo de la de Puerto Madryn, sino también de la de Rawson. Nosotros también traemos mucho pescado de esa ciudad y, a su vez, tiene una estiba muy cara, comparativamente al resto de los puertos. Estamos tratando esta cuestión con el puerto y las autoridades, y vamos a ver hacia donde va a parar esta negociación, sería bueno que se pensara en que ese servicio tiene que ser productivo y a un precio razonable, para la empresa y para el puerto, porque este último, cuanto mayor servicio tenga y más barato sea, más clientes tendrá. No debería depender solamente de las empresas que estamos en Madryn. El puerto es grande, tiene capacidad y está como para que vengan barcos “tangoneros” (especializados en pesca de langostinos), que ahora que empieza la época de la pesca de langostino en aguas nacionales, también a muchos les puede convenir venir a Puerto Madryn en lugar de ir a Puerto Deseado, porque se pesca en distintas zonas. También está la cuestión de los poteros, que este año tristemente están de capa caída, pero en general no es así y entonces ellos también eligen el puerto. Creo que es una cuestión de competencia, y el que mejor lo haga, más clientes va a tener.

D: El 20 de abril comienza la prospección de langostino en el Chubut. ¿Qué expectativas tiene la empresa frente a ello?

LM: – Actualmente, los barcos están pescando al norte, fuera de la zona de veda, y están llevando a cabo buenas capturas. Es una zona pequeña y cada vez hay más barcos, o sea que veremos lo que aguanta el recurso allí, y el día 20 veremos qué pesca hay en la Provincia. Pero, cual fuera el caso, es muy poquito tiempo, porque se debió haber abierto con más plazo, por lo menos hace un mes, dado que el primero de mayo será la apertura (prospección) de aguas nacionales, y tenemos diez días para estar en el Chubut. A mucha gente ni siquiera le va a dar el tiempo para prepararse, por ejemplo a los que están en el norte y a los que aún no salieron y se tienen que preparar para diez días, lo cual no tiene mucho sentido. Es un período provincial muy corto para esto, pero salió así y hay que acordarlo con las autoridades provinciales y nacionales, y parecería que este año no pudo haber sido de otra manera.