Desde 2008 se cometieron 1.808 femicidios en el país, según un informe reciente de la Asociación Civil Casa del Encuentro. El año pasado se registraron 277 asesinatos por violencia de género, una cifra levemente inferior a la alcanzada en 2013. Del total, 3 casos ocurrieron en la provincia del Chubut.
La Asociación Civil Casa del Encuentro publica desde hace siete años un informe anual que se elabora a partir de un seguimiento de los casos de femicidios que son publicados en diarios y portales de noticias. Desde 2008 hubo un total de 1.808 asesinatos por violencia de género en la Argentina, según el estudio.
“Año tras año, las mujeres siguen siendo asesinadas por violencia de género en el país. Más allá del número, en este nuevo informe se observa claramente que la violencia no termina ni cesa. Hay una enorme cantidad de hijos que quedan sin sus madres. Es algo que preocupa muchísimo”, explica a El Diario Ada Beatriz Rico, presidenta de la Asociación Civil Casa del Encuentro.
En 2014 se cometieron 277 femicidios en el país. Del total, 91 casos se registraron en la provincia de Buenos Aires, mientras que en Córdoba ocurrieron 21 hechos, mismo número que en Salta. “A nivel nacional, son insuficientes las políticas públicas integrales destinadas a proteger actualmente a las mujeres víctimas de violencia”, remarca Rico.
En el informe se da a conocer que en el 80 por ciento de los casos ocurridos, las víctimas tenían un vínculo conocido con el femicida. En ese sentido, el 56 por ciento de los asesinatos fue perpetrado presuntamente por esposos, parejas, novios o amantes (34 por ciento) y ex parejas o ex novios (22 por ciento).
En tanto, el lugar más peligroso sigue siendo el propio hogar más que la vía pública para las víctimas de violencia de género. Según el informe, el 52 por ciento de las víctimas fueron asesinadas en la vivienda que compartía con el agresor o en la que vivía ella.

En la Patagonia

De los 277 femicidios, 3 casos tuvieron lugar en la provincia del Chubut durante 2014, según el informe. La provincia patagónica donde se registraron más hechos fue en Río Negro, con un total de siete asesinatos por violencia de género.
En tanto, en Neuquén se cometieron cuatro femicidios, uno más que en Tierra del Fuego. La provincia patagónica con menos cantidad de casos fue Santa Cruz, con un total de dos.

Violencia de género

Como consecuencia de los asesinatos por violencia de género cometidos en el país, en 2014 quedaron huérfanos doscientos niños y niñas menores de 18 años.
En tanto, el 15,5 por ciento de las víctimas había hecho la denuncia contra quien luego la asesinó, o había obtenido en la Justicia una medida de prohibición de acercamiento o de exclusión de hogar para el agresor.
“Es imprescindible ajustar los mecanismos de protección hacia las mujeres”, recalca la presidenta de la entidad. El informe también muestra que el 63 por ciento de las víctimas tenía entre 19 y 50 años.
Desde la Asociación Civil Casa del Encuentro reclaman la sanción de una ley que quite automáticamente la patria potestad a los femicidas y solicitan la existencia de estadísticas oficiales sobre violencia hacia las mujeres, incluyendo los índices de femicidios.
“Un mecanismo de protección sería que a todas las mujeres en situación de violencia, con denuncia efectuada y con orden de prohibición de acercamiento por parte del agresor, se les otorgue un botón antipánico. De esa forma, si el agresor se acerca, la mujer puede utilizar el dispositivo para que sea ayudada por la fuerza de seguridad”, señala Rico.
Entre una serie de puntos, desde la asociación también ponen énfasis en la asignación de un presupuesto acorde para poder implementar en su totalidad la 26.485 (de protección integral a las mujeres), sancionada en 2009.
“Es necesario considerar a la violencia sexista como una cuestión política, social, cultural y de derechos humanos, ya que solo de esa forma se podrá ver la grave situación que viven las mujeres, niñas y niños en la Argentina como una realidad colectiva por la que se debe actuar de manera inmediata”, se plantea en el informe.