En la vida de los clubes deportivos siempre hay personas que se destacan por las virtudes atléticas y otras que cautivan por su carisma, sin embargo muchas de las cosas que se aprecian cuando se observa un espectáculo deportivo están logradas gracias a una serie de personas que suelen pasar desapercibidas a pesar de ser fundamentales para que todo cuadre en su justa medida. En tal sentido, los utileros, coordinadores, colaboradores y cancheros del Club Atlético Guillermo Brown forman parte de la historia más rica de la institución.
d11a

Ubicados en el banco de suplentes, descansando de una ardua semana de entrenamientos en el Club Brown, de izquierda a derecha el masajista Fermín, el Coordinador “Pocho” Maciel, el utilero Jorge Monzón y el canchero “Roly” Mulheman.

Victorio ‘Pocho’ Maciel es uno de los colaboradores que más tiempo pasa con los jugadores y el cuerpo técnico, pero también forma parte de quienes no deben demostrar nerviosismo sino que bregar para que todo lo correspondiente a la operatividad de cada viaje, partido, entrenamiento o requerimiento cuente con todo lo que debe contar. “Yo no estuve muy nervioso en los días anteriores, y si bien tenemos ganas de que llegue el partido en las cosas importantes de la vida hay que estar muy tranquilo” manifestó previo al partido de ayer, añadiendo que es necesario estar con la mente fría para cumplir con las tareas que se le han asignado.

Por otro lado, expresó que la competencia lleva al hincha a mirar las cosas de otra manera y sentirlas distinto, pero como él se encuentra dentro del plantel debe pensarlo de otra manera porque debe transmitírsele tranquilidad al grupo interno, sino que también a aquellos que no son del club como el periodismo, y todos los que giran alrededor de la institución y deben ser atendidos de buena manera. “Mi trabajo está basado también en las divisiones inferiores, que en realidad es para lo que llegué en 2011, pero en el mes de marzo quien por entonces era el técnico, Luís ‘Piti’ Murúa, me dijo que quería tenerme de colaborador” señaló.

El lugar que hoy ocupa Pocho también se encuentra relacionado a la enfermedad de Claudio moreno, quien tuvo que alejarse de la actividad por mucho tiempo, y en tal sentido su trabajo consta de una doble presión; el cumplir con lo que se le pide constantemente y el no defraudar a Claudio. “Por eso tengo que estar tranquilo, porque si me equivoco se pierde todo lo que se buscó. Además, uno piensa en lo que hizo Moreno y sabe que tiene que estar a la altura de las circunstancias” sostuvo.
d11b

A ellos, se les sumó en la oficina “Quique” Abregú, el más fiel de todos los colaboradores brownianos y que fue parte junto con Claudio Moreno, de los inicios del club en los Torneos Federales

La alfombra de Aladino

Rolando Mulheman, ‘Roly’, es el canchero del club, quien se encarga del cuidado del césped del campo de juego del estadio Raúl Conti. Tuvo dos pasos por la institución, en un momento se fue porque no se sentía cómodo y ya no disfrutaba de su tarea; sin embargo tras dos años de ausencia, retornó para volver a hacerse cargo del césped realizando una tarea que es reconocida por los jugadores, el cuerpo técnico, los directivos y hasta los clubes ajenos.

“El hecho de que hayan acordado de mí para buscarme es muy gratificante, porque yo sé que hay mucha gente que me aprecia, y retorne cuando comenzó el torneo. Es muy difícil mantener el campo porque no contamos con el trabajo que tienen otros clubes que cuentan con todo lo que se le realiza a una cancha en la zona baja, sino que la nuestra está plantada cual plaza, y en el verano hay que regarla 3 veces más que en el invierno” explicó. Además, señaló que el corte del césped se realiza todas las semanas y cuando empiezan los torneos deben manejarse los tiempos acorde a los entrenamientos que el técnico realiza en la cancha.

Por otra parte, explicó que los pedidos que habitualmente se realizan por parte del cuerpo técnico están relacionados con el corte del césped, la humedad del mismo, y todo dependiendo del partido que se lleve a cabo. También, dijo que suele retar a los jugadores cuando al término de los entrenamientos se quedan jugando en las áreas, ya que es lo que más se arruina, y así ha tenido distintas diferencias a lo largo de los planteles con distintas personas.

Buena memoria

Jorge ‘Yuyi’ Monzón es el utilero del equipo, por lo que en cada encuentro debe encargarse de todos los preparativos en el vestuario. Las camisetas, pantalones, medias, colaciones, elementos de limpieza, herramientas para cuando algo falla y demás, corren por cuenta suya, por lo cual está obligado a no olvidarse de nada y mantener una muy buena memoria para que todo se encuentre en su lugar al momento de ser necesario.

“Algunos chicos tienen sus mañas, no todos, pero el asunto está en saberlo manejar para que no te manejen ellos. Obviamente hay que atenderlos bien y estar pendiente de todo, porque son 30 personas dentro del vestuario y soy yo solo para atenderlos” explicó, agregando que cuando se juega en condición de visitante debe estar todo armado de buena manera porque una vez que el colectivo salió del club ya no hay marcha atrás. Por otra parte, dijo que uno de los secretos para mantenerse en óptimas condiciones en su labor y con buen ánimo para con los jugadores es tratar a todos por igual y no hacer favoritismo con nadie.

El Colaborador

Enrique ‘Quique’ Abregú es el colaborador por predilección que tiene el club, ya que él se encarga de tareas como ubicar a los jugadores en departamentos, estar atento a que no les falte nada de lo necesario para vivir, lo cual suele hacerlo renegar de vez en cuando ya que siempre hay alguna queja, pero al mismo tiempo dijo que disfruta mucho de pasar tiempo con los jugadores. “Se trabaja para obtener éste logro, porque todos fuimos parte del ascenso, hay que tener paciencia y trabajar con ganas” expresó.

En cuanto a las distancias que deben marcarse entre el trabajo y la familia, Quique comentó que si bien intenta desconectarse del trabajo para no mezclar las cosas, a veces cuesta mantenerse al margen. “Yo vengo al club y si tengo que pelearme acá me peleo, y después en casa sigo siendo el malo de siempre. Trato de no pasar las broncas a casa y ser ordenado, pero a veces alguna cosa queda y la debatimos porque somos muy fanáticos” afirmó.

Personaje Ilustre

Todos los colaboradores del club distinguieron la figura de Claudio Moreno, persona que le brindó muchas horas de trabajo al club, con el objetivo de mantener el orden y profesionalizar cada aspecto. Llevaba muchos años trabajando en la institución browniana, y a raíz de un cáncer tuvo que alejarse de la actividad para ocuparse de su salud. En la actualidad muchos lo recuerdan y extrañan su figura parada al lado del poste donde se erigen las bandera de Argentina y Brown.